Angel Albino Corzo, Chiapas, 12 de noviembre de 1999.

Versión estenográfica de las palabras del presidente Ernesto Zedillo, durante la Reunión sobre el Avance de los Programas "PROGRESA-PAC", que encabezó en la explanada del Hospital Integral "Ángel Albino Corzo", de este municipio.

Muy apreciado señor gobernador de Chiapas, amigo Roberto Albores;
Muy apreciado señor presidente municipal de Ángel Albino Corzo, amigo Sócrates Rivera;
Amigas y amigos:

Déjenme decirles, antes que nada, que para mí es un honor ser el primer Presidente de México que viene a Ángel Albino Corzo. ¡Gracias por recibirme! (Aplausos).

Y es muy grato cumplir con esta visita la muy sentida aspiración de ustedes de tener, por fin, un Hospital de esta categoría en su municipio.

Me da gusto saber que con este Hospital, más de 27 mil habitantes de la cabecera municipal y de 150 localidades, ya no tendrán que trasladarse hasta Villa Flores, o aún más lejos, para recibir atención por sus enfermedades.

Me da gusto porque con este Hospital, además, podrán recibir una buena orientación para prevenir enfermedades y cuidar mejor su salud y la de sus familias.

Entre todos vamos a cuidar que este Hospital marche bien y, por supuesto, vamos a atender la solicitud que aquí nos hizo nuestra amiga.

Ustedes lo saben muy bien, una buena salud es lo primero que se necesita para trabajar, estudiar y también disfrutar la vida.

Una población sana es una población fuerte y mejor dispuesta para superar cualquier problema, por grande que éste sea.

Por eso también, para mí, es motivo de real satisfacción que en este municipio, como en todo Chiapas, cada vez más personas estén teniendo acceso a los servicios básicos de salud, que son derecho de todos los mexicanos. Este es el sentido del Programa de Ampliación de Cobertura del que ya hablaba aquí el doctor.

Es muy satisfactorio confirmar que a través del Programa de Ampliación de Cobertura, para fines de este año se estará atendiendo la salud de casi un millón 300 mil chiapanecos no asegurados, que viven en más de 9 mil 800 localidades de los municipios del estado.

No me cabe duda que con el compromiso del gobierno del estado, y un compromiso muy personal del gobernador Albores, del compromiso del personal de salud, de las promotoras, de los promotores voluntarios, el próximo año se podrá cumplir la meta de incorporar a los servicios básicos a prácticamente todos los habitantes de este gran estado.

¡Claro que sí, tenemos que lograr la cobertura universal en Chiapas y vamos a trabajar todos para que así sea el próximo año! (Aplausos).

La descentralización de los servicios de salud para la población que no tiene Seguro Social en Chiapas, ha permitido prevenir y atender mejor las enfermedades en cada región, en cada localidad. Esto es así, porque la autoridad local es la que mantiene un contacto más cercano con la población, conoce cuáles son y dónde están los problemas y puede, por eso mismo, ofrecer las mejores soluciones.

Por eso, para el Gobierno de la República ha sido muy importante, muy satisfactorio haber puesto en manos del gobierno del estado el personal, las instalaciones y el presupuesto que antes se manejaban desde la Ciudad de México.

La participación de la gente en las campañas de vacunación también nos está permitiendo proteger mejor la salud de los niños y las niñas, la salud de niños tan simpáticos y tan inteligentes como nuestro amigo Iván, para quien pido un fuerte aplauso. (Aplausos).

Hace 5 años, sólo 87 de cada 100 niños de uno a cuatro años de edad, recibían sus vacunas completas; este año ya son 94 de cada 100 los que están bien protegidos con todas sus vacunas.

Gracias a esto, en Chiapas ya no hay poliomielitis, se ha eliminado la difteria, y el sarampión está controlado.

Además, se han reducido mucho otras enfermedades como la tosferina, la tuberculosis meníngea y el tétanos neonatal.

Una de las cosas más tristes que le pueden ocurrir a una familia es que alguno de sus hijos o sus hijas pequeños mueran por enfermedades que se pueden curar, incluso con facilidad.

Con el cuidado de sus padres y con los mayores y mejores servicios básicos que hoy se tienen en Chiapas, la muerte de niños menores de 5 años por enfermedades diarreicas se ha reducido 40 por ciento desde 1995.

Porque la salud es lo más importante, yo los invito, amigas y amigos, a que asistan con regularidad a ver al médico. Los invito a que sigan las indicaciones de los doctores, las doctoras y las enfermeras para hervir el agua, cuidar su limpieza y construir letrinas en todas las comunidades que no tienen drenaje.

Los invito a que aprovechen este nuevo hospital cada vez que lo necesite cualquier miembro de su familia. Porque a veces ocurre que aunque se tengan servicios básicos, aunque se tengan centros de salud, y aunque se tenga un hospital como éste, por desconocimiento no se usa.

Qué bueno que ahora tenemos el PROGRESA, un Programa con el que se estimula que se aprovechen mejor los servicios básicos de salud. A las familias que reciben el apoyo del PROGRESA se les pide que para seguir recibiendo esos apoyos vayan regularmente con los médicos a cuidar su salud. También, a escuchar las orientaciones para que sus hogares y sus comunidades sean más sanos.

También tenemos el PROGRESA para que los niños y las niñas, los jóvenes y las jovencitas, terminen su educación primaria y secundaria. Porque no basta con tener una escuela cerca, muchas veces, por necesidad económica, las familias sacan a sus hijos o a sus hijas de la escuela para que trabajen o ayuden en la economía familiar.

Cuando eso pasa, se cortan las oportunidades de esas niñas, de esos niños, de esos jóvenes, para vivir mejor en el futuro. Nada de esto es bueno ni para las familias, ni para Chiapas, ni para México. Por eso, los hijos y las hijas de las familias que participan en el PROGRESA reciben becas para que puedan seguir en la escuela.

Las niñas, por cierto, reciben una beca que es algo más grande que las becas que reciben los niños. Esto es así, porque tradicionalmente las niñas han tenido menos oportunidades para educarse, para permanecer en la escuela. Ésta es una mala costumbre que el PROGRESA trata de desalentar.

En Chiapas, el PROGRESA estará atendiendo este año a casi 280 mil familias que viven en más de 5 mil localidades de las distintas regiones del estado.

Qué bueno que en tan solo 2 años de funcionar en Chiapas, el PROGRESA estará atendiendo a fines de este año, a más tardar a principios de este año, a casi 5 veces más familias que en sus primeros meses de operación hace dos años.

Quiero decirle que el PROGRESA es un programa serio, permanente y de largo aliento, cuyos mejores resultados se van a ir viendo con el tiempo. Se van a ir viendo en la medida de que más niñas y niños terminen bien la primaria, la secundaria y se inscriban, incluso, en niveles superiores.

Acuérdense más adelante de lo que les digo: cuando sus hijos tengan mejores condiciones de vida, cuando sus familias vivan más sanas y sean más productivas.

Para avanzar en el PROGRESA, como en la atención a la salud y como en todas las demás acciones que estamos llevando a cabo con el pueblo de Chiapas, todos debemos tener responsabilidad, paciencia y constancia.

Todos debemos tener, también, voluntad auténtica para dialogar y negociar y hacerlo con tolerancia, es decir, con respeto a las diferencias, con respeto a lo que piensan los demás.

El diálogo franco y directo es lo que nos ha permitido y nos va a seguir permitiendo, resolver juntos poco a poco y con firmeza necesidades como las de más salud para las familias de Chiapas y mejores oportunidades para la educación de sus hijos.

Escuchar con tolerancia y respetar al que piensa diferente son también las mejores vías para resolver todos los conflictos siempre con apego a la ley y a los derechos de las personas.

Por eso, vuelvo a decir a ustedes y a todos los chiapanecos que la puerta del diálogo tolerante y respetuoso está y seguirá estando abierta en Chiapas como en todo México.

Éste es el mandato de los muchos millones de mexicanos que creen, que creemos en la democracia y en la tolerancia y por supuesto, es mi convicción como Presidente de la República.

Por eso, seguiré trabajando muy duro con todos los chiapanecos, seguiré trabajando muy duro con el gobernador Albores, seguiré trabajando muy duro con sus comunidades y sus organizaciones para superar los retos que tenemos por delante.

Por eso, seguiré alentando el diálogo franco y directo para construir, entre todos, un Chiapas de reconciliación, prosperidad, armonía y justicia para todos.

Gracias por recibirme.