4 de junio de 1996

El Presidente de la República encabezó la ceremonia constitutiva del Fondo Mario Molina para Ciencias Ambientales, en la que atestiguó la firma del convenio de colaboración entre dicho Fondo, PEMEX y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, así como el convenio de colaboración entre el citado Fondo y el Fondo de Apoyo al Sistema Nacional de Becas CONACYT.

Muy distinguido doctor Mario Molina Pasquel Enríquez;

Muy distinguida doctora Luisa Tan de Molina Pasquel;

Doctor José Sarukhán Kérmez, Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México;

Señoras y señores representantes de la comunidad científica y de los sectores productivos del país;

Señoras y señores:

Con enorme satisfacción acudo a esta ceremonia en la que se formaliza la institución del Fondo Mario Molina para las Ciencias Ambientales.

Junto con su esposa, el doctor Molina Pasquel ha hecho una muy importante donación de una parte del monto del Premio Nobel de Química que recibió el año pasado. Por eso, este Fondo se inicia gracias a una generosa iniciativa del doctor Mario Molina.

A su capacidad académica, a su inteligencia científica, el doctor Molina Pasquel agrega su generosidad a un alto aprecio por su origen, que mucho lo enaltecen. Si ya nos sentíamos orgullosos por su Premio, doctor, a ese orgullo, hoy unimos nuestro reconocimiento por sus cualidades humanas y por su compromiso con México.

A la donación del doctor Molina se agregan, por una parte, un millón de dólares que el Gobierno Federal, a través del CONACYT y de PEMEX, entregará al Fondo mediante cinco aportaciones de 200 mil dólares anuales. Y, por otra parte, se suman 500 mil dólares que empresas mexicanas y extranjeras han decidido donar al Fondo, también a lo largo de los próximos cinco años.

Las empresas donantes han mencionado la posibilidad de que en el futuro aumenten sus aportaciones. El Gobierno de la República promoverá que un mayor número de empresas se incorporen en el financiamiento de este Fondo.

Como ustedes pueden ver, los motivos de satisfacción y de alegría que compartimos tienen un fundamento cierto:

Hace unos días en la entrega de los premios de la Academia de la Investigación Científica, subrayé la importancia de la investigación científica y tecnológica para nuestro desarrollo y para fortalecer nuestra soberanía.

En esa ocasión, reiteré que no es factible, ni conveniente que el Gobierno de la República sea la única fuente de financiamiento de la investigación y diversas opiniones enfatizaron la necesidad de encontrar formas adicionales y complementarias para financiar el desarrollo científico de México.

Es muy alentador que estemos ahora poniendo en marcha una de esas formas adicionales de financiamiento. Es muy alentador que esta propuesta surja de un mexicano, que por su trabajo se ha hecho merecedor de los mayores reconocimientos internacionales. Un mexicano orgulloso de su origen, como hoy lo demuestra una vez más.

No hay palabras suficientes para resaltar la generosidad del doctor Molina Pasquel y de su señora esposa. Sin duda, la mejor forma de reconocerles este gesto solidario será aprovecharlo cabalmente.

Estoy convencido de que este Fondo será un instrumento importante para apoyar a empeñosos y brillantes jóvenes mexicanos, para que obtengan una preparación científica de alto nivel en los campos del estudio y la protección del ambiente.

Los jóvenes que obtengan este respaldo, podrán contribuir, posteriormente, a la solución de los problemas ambientales que enfrentamos en nuestro país.

Que el Fondo Mario Molina se oriente a promover las ciencias ambientales, es doblemente significativo. Ello nos recuerda que el doctor Molina Pasquel es uno de los científicos que más han contribuido, en todo el mundo, a conocer los peligrosos cambios que la actividad humana provoca en la capa de ozono que rodea la tierra.

La constitución de este Fondo es también un oportuno llamado de atención hacia la urgente necesidad de hacer frente a nuestros problemas ambientales.

En México existe una biodiversidad extraordinaria, que hace todavía más pertinente la formación del Fondo Mario Molina. Es motivo de especial satisfacción que la iniciativa del doctor Molina Pasquel y la aportación del Gobierno Federal hayan obtenido una respuesta extraordinaria, de parte de un buen grupo de empresas privadas.

Este es un gesto que demuestra la voluntad de quienes participan para cerrar filas en favor de la confianza y del trabajo. Estoy seguro de que los resultados del Fondo Mario Molina para las Ciencias Ambientales, serán un ejemplo más de lo que puede lograr la voluntad unida de los mexicanos.

Sus resultados contribuirán a cumplir la responsabilidad de nuestra generación con el patrimonio natural del país y con las generaciones futuras de México.

Así ha de ser por el bien de la rica naturaleza de nuestro territorio, por el bien de la salud y el entorno en que viven los mexicanos, y por el bien de ese patrimonio excepcional que compartimos con toda la humanidad.

Muchas gracias, doctor Molina Pasquel. Muchas gracias, señora Molina. Muchas gracias a todos.



-oooooo-