1o. de marzo de 1996

En el Centro Estatal de Cancerología de la ciudad de Colima, el Jefe del Ejecutivo llevó a cabo la declaratoria inaugural del mismo.

En el acto, pronunció el siguiente discurso:

Muy distinguido señor Gobernador de Colima, licenciado Carlos de la Madrid;

Señora de De la Madrid;

Señoras y señores:

Para mí es particularmente satisfactorio iniciar esta gira de trabajo en el estado de Colima, precisamente participando en la inauguración de este centro oncológico. No necesito abundar sobre la importancia que tiene este centro hospitalario y de curación para Colima y, en realidad, para toda esta zona, que comprende zonas aledañas de Jalisco y Michoacán.

Ya el Secretario de Salud del estado ha explicado con una gran claridad lo importante de este centro, que viene a dar un servicio de tiempo atrás necesitado y añorado por los colimenses.

Quiero subrayar, sin embargo, que la construcción y puesta en marcha de este centro oncológico obedece a una nueva política de descentralización, de llevar los servicios precisamente a donde se necesitan.

Hasta ahora, como aquí se ha señalado, los pacientes han tenido que viajar a Guadalajara o a la ciudad de México, algunas veces con un costo personal económico muy elevado, sufriendo graves retrasos en su atención, y sufriendo también el trauma que significa la separación familiar.

Ahora, gracias a esta instalación hospitalaria, que cuenta con tecnología moderna, adecuada, capaz para atender, desgraciadamente, los males del cáncer, podemos contar con este servicio y creo que esto es algo que se merecía, sin duda, la población de Colima y ratifica el compromiso del Gobierno de la República con la atención de estas necesidades básicas.

Quiero, pues, expresar mi satisfacción por este hecho tan importante para la salud de los colimenses, y no puedo dejar de pasar la oportunidad para hacer un reconocimiento muy afectuoso a los médicos, a las enfermeras de Colima y de todo México.

A partir de ahora tienen ustedes en sus manos este centro hospitalario este centro de curación, y estoy seguro que con la misma vocación, con la misma devoción, con la misma calidez, con el mismo cariño con el que siempre desempeñan su trabajo, sabrán aprovechar este centro en beneficio de la salud de los colimenses.

Los felicito, lo felicito señor gobernador, por impulsar este proyecto, y yo sé que la comunidad lo recibe con una gran satisfacción y gusto.

Gracias.

En el salón Gobernadores del Palacio de Gobierno de esa ciudad el Presidente de la República, presidió el acto de Recuperación Económica para el Bienestar Social de Colima. En la misma ceremonia se suscribió el Convenio de Desarrollo Social 1996.

El doctor Ernesto Zedillo Ponce de León se pronunció de la siguiente manera:

Muy distinguido señor Gobernador de Colima, licenciado Carlos de la Madrid Virgen;

Muy distinguida señora Amelia Guedea de De la Madrid;

Señores Presidentes Municipales;

Señores Senadores;

Señora y señores Diputados al Congreso del Estado;

Señores representantes de los sectores productivos;

Señoras y señores:

Me da mucho gusto estar nuevamente en Colima, tierra de hombres y mujeres empeñosos, que saben vencer siempre las dificultades y la adversidad.

Sé que en Colima todos los sectores, todas las comunidades, en todos los municipios están haciendo su parte para iniciar la recuperación económica del país; sé que los colimenses trabajan unidos para avanzar al México fuerte, próspero y justo que nos hemos propuesto construir rumbo al Siglo XXI; sé que los colimenses trabajan unidos para aprovechar al máximo las grandes potencialidades de su estado.

Hoy he venido a reiterarles el respaldo del Gobierno de la República al esfuerzo de ustedes, he venido a reiterarles nuestro compromiso invariable: el desarrollo de Colima y sus regiones.

Desde luego, me propongo volver muchas veces más a Colima para seguir trabajando muy cerca de ustedes.

He venido a refrendar nuestro compromiso con la recuperación económica de Colima y con el bienestar de su gente. Tras el esfuerzo realizado por todos los mexicanos, por todos los habitantes de Colima en los meses difíciles de 1995, tenemos hoy las condiciones necesarias para iniciar, gradual pero firmemente, el crecimiento económico y la creación de empleos.

La recuperación económica empezará a reflejarse en los próximos meses en una mejor situación para las empresas, para las familias y para las personas aquí en el estado de Colima.

Hago referencia al bienestar de los colimenses porque en mi gobierno estamos decididos a mejorar, mediante la reactivación económica, las condiciones de vida de toda la población, porque es la gente lo que más nos importa y nos preocupa.

Estoy seguro que con la participación de toda la población, del gobierno del estado, de los ayuntamientos y del Gobierno Federal, avanzaremos hacia el desarrollo que merece Colima.

El compromiso del Gobierno Federal con Colima se manifiesta en el gasto total que destinaremos este año al estado: el gasto total de la Federación, tanto del gobierno como de las entidades paraestatales ascenderá a cerca de tres mil 200 millones de pesos, que incluye el gasto de inversión y el gasto corriente.

Para promover el bienestar de los colimenses, más del 42 por ciento de ese gasto total -mil 367 millones de pesos- se dedicará al gasto social. Dentro de este gasto social, los rubros de educación, salud y seguridad social recibirán más de mil 131 millones de pesos; 483 millones de pesos del mismo gasto total se invertirán en diversas obras de infraestructura para el bienestar social, la superación de la pobreza y el mejoramiento de las comunicaciones terrestres, principalmente.

Para atender a las comunidades urbanas y rurales en los sectores más pobres de Colima hoy hemos firmado con el gobierno del estado el Convenio de Desarrollo Social. Este Convenio compromete recursos para este año por más de 124 millones de pesos. Los diez municipios del estado ejercerán directamente casi el 64 por ciento de estos recursos, es decir, 79 millones de pesos.

Los ayuntamientos y sus comunidades son los más indicados siempre para decidir el destino de los recursos, porque son los que mejor conocen sus problemas y necesidades, así como las mejores soluciones a los mismos con los recursos disponibles.

También, los ayuntamientos y sus comunidades son los que mejor pueden garantizar un manejo transparente, honesto y eficiente de los recursos.

Para obras de alcance estatal y promoción del empleo, el Convenio de Desarrollo Social compromete recursos federales por 45 millones de pesos.

Con el Programa Social de Leche, las 54 lecherías de LICONSA instaladas en el estado, distribuirán 14 mil 100 dotaciones en beneficios de más de 31 mil niños de 12 mil 700 familias del estado.

Mediante el Programa de Subsidio al Consumo de Tortilla, se canalizarán recursos por 14 millones de apoyo a casi 21 mil familias colimenses.

Al mismo tiempo, DICONSA abastecerá de productos básicos a 201 tiendas comunitarias en beneficio de 210 mil habitantes.

Quiero mencionar también, esto es muy importante, que dentro del Programa 100 Ciudades, concluiremos en este año el Centro de Usos Múltiples de Manzanillo; para ello destinaremos 12 millones de pesos. En respuesta a este esfuerzo de la Federación, el señor gobernador De la Madrid dispuso de una aportación de 12 millones de pesos adicionales para continuar con diversas obras de infraestructura urbana del puerto.

Además, esto posiblemente todavía no lo sepa el señor gobernador, quiero decirle que en relación a un planteamiento que hoy nos ha hecho, y respecto a dos obras que son de la mayor relevancia para el desarrollo urbano y social de Manzanillo, vamos a hacer una asignación especial de recursos por 20 millones de pesos adicionales para acelerar los trabajos del bulevard Miguel de la Madrid, y para la remodelación del Centro Histórico de la ciudad de Manzanillo.

Particularmente la remodelación del Centro Histórico de Manzanillo, permitirá recuperar para sus habitantes y para el país la identidad de este destacado puerto de la costa del Pacífico.

La realización de estas obras en Manzanillo permitirá fortalecer a ese municipio como uno de los más importantes centros urbanos y portuarios de México, y será un punto de primera importancia para nuestra participación dentro de la cuenca del Pacífico, de la que nuestro país forma parte.

También quiero informarles que estamos en espera de los estudios acerca de algunos proyectos estratégicos, tales como el gasoducto hacia Manzanillo, para así poder determinar la factibilidad de su promoción con inversión privada.

Además del gasto total de la Federación el INFONAVIT y el FOVI, ejercerán casi 190 millones de pesos para construir más de mil 600 viviendas aquí, en el estado. El propósito es triple, apoyar la reconstrucción de los lugares afectados por el sismo, crear casi 11 mil 400 empleos temporales, y avanzar en la satisfacción de una de las demandas más sentidas de la población de aquí, en el estado.

A todos estos recursos que beneficiarán a los colimenses, habrá que sumar los apoyos crediticios de la banca de desarrollo para el estado, que sumarán mil 524 millones de pesos entre los de NAFINSA, BANOBRAS, BANCOMEXT y BANRURAL, cantidad 44 por ciento superior en términos reales a la otorgada en 1995.

Con estos créditos se financiarán las actividades relacionadas con el comercio exterior, abasto, desarrollo urbano, industria, desarrollo rural, ganadería, en fin, todas estas actividades que son atendidas por la banca de desarrollo.

En conjunto, todos estos recursos expresan el compromiso federal con Colima, que como se expresó en su momento, la solidaridad con los colimenses afectados por el sismo del mes de octubre.

La experiencia del sismo de 1995 puso a prueba el valor y la solidaridad de los colimenses; gracias a su entereza y su trabajo, han sabido sobreponerse a la adversidad y al desánimo; los daños que ocasionó el temblor, fueron para Manzanillo y todo Colima, una carga adicional a las dificultades económicas que vivimos el año pasado.

Ha sido el profundo amor de los colimenses a su tierra y su voluntad por salir adelante, lo que ha permitido arribar a 1996, con la esperanza renovada. Desde el primer momento, el Gobierno de la República comprometió su apoyo incondicional al pueblo y al gobierno de Colima. Primero para el auxilio inmediato de la población damnificada, y posteriormente, para reparar y reconstruir las viviendas y los edificios públicos dañados.

Anunciamos de inmediato un programa de emergencia en apoyo a los damnificados; con estos recursos, que llegaron a 21.5 millones de pesos se atendieron las necesidades más urgentes, como la instalación de albergues, provisión de alimentos y, sobre todo, la reparación de las viviendas dañadas.

Gracias al trabajo solidario, responsable y eficiente del gobierno del estado, de los ayuntamientos y de la población, fue posible que estas aportaciones llegaran efectivamente a quienes las necesitaban. Es muy satisfactorio escuchar las palabras de la maestra Santos Castañeda, quien nos informa que la reconstrucción de viviendas concluirá el próximo mes de mayo.

Debido a las dimensiones de las tareas de reconstrucción, a lo largo de 1995, se fueron sumando recursos federales adicionales para rehabilitar las instalaciones hospitalarias; los sistemas de agua potable y alcantarillado, y para reparar 220 escuelas de diversas poblaciones.

Asimismo, se rehabilitaron las vías de comunicación dañadas; instalaciones portuarias de Manzanillo y la termoeléctrica.

Es muy satisfactorio constatar que en los renglones de escuelas, agua potable, alcantarillado, caminos, instalaciones portuarias y electricidad, las metas trazadas se han cumplido.

En materia de salud, las clínicas y las instalaciones médicas de menor tamaño han sido reconstruidas al ciento por ciento. En cuanto al Hospital General de Manzanillo el avance es de 40 por ciento; se ha aprovechado, por cierto, la reconstrucción para remodelarlo completamente, porque en realidad el hospital ya estaba en un estado que necesitaba un trabajo mayor.

Todas estas acciones de reconstrucción se han llevado a cabo mediante una inversión de más de 140 millones de pesos; además de todo esto, en Manzanillo se está gestionando la donación de un terreno para empezar a construir en este año un nuevo Hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social, para reponer el que se perdió.

Seguiremos adelante, apoyando al gobierno estatal y a los ayuntamientos hasta terminar todas las tareas de reconstrucción.

Señor Gobernador;

Amigos de Colima:

En los buenos tiempos, como en la adversidad, la unidad de los mexicanos es nuestra mayor fuerza. La unidad, ustedes lo saben muy bien, no es uniformidad; la unidad es más fuerte cuando se expresa y se respeta la diversidad.

En su, ya no me gusta decir pequeño territorio, me gusta decir en su no tan grande territorio, Colima tiene una rica diversidad cultural económica y política. En medio de la diversidad, la unidad es el puente de comunicación que requiere la acción en pos de nuestros objetivos comunes.

La unidad es el puente entre las diversas regiones y grupos sociales de Colima. Con esa unidad, con el trabajo en común, con el esfuerzo y perseverancia de los colimenses, iniciaremos la reactivación económica, que se convertirá en el crecimiento vigoroso y sostenido que requiere el desarrollo de Colima y que requiere el desarrollo de México.

Con el orgullo de estar en esta tierra de gente tan querida; en esta tierra de mi esposa Nilda Patricia, quiero decirles que cuenten siempre con el apoyo de su amigo, Ernesto Zedillo.

En las instalaciones del Patronato para la Investigación y Experimentación Agrícola del Estado de Colima, el doctor Ernesto Zedillo Ponce de León presidió el acto de Alianza para el Campo de Colima. En la misma ceremonia atestiguó la firma del Convenio de Alianza para el Campo entre la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural y el gobierno del estado.

A continuación se pronunció en los términos siguientes:

Muy apreciado señor Gobernador del Estado de Colima, licenciado Carlos de la Madrid Virgen;

Señora de De la Madrid;

Señores Diputados Federales y Estatales;

Señores Presidentes Municipales;

Señores dirigentes de las organizaciones de campesinos y productores del Estado de Colima:

Me da siempre gusto venir a Colima, tierra fértil, tierra de gente emprendedora y laboriosa; me da gusto estar otra vez con ustedes en esta tierra generosa, que con el trabajo de ustedes da el fruto de una gran variedad de productos.

El día de hoy este acto simboliza el inicio de una nueva etapa en el desarrollo del campo de Colima: el día de hoy los gobiernos Federal y estatal hemos suscrito el Convenio de Coordinación en Materia Agropecuaria. El Convenio estipula los programas y los presupuestos para aplicar en Colima la Alianza para el Campo y para dar a las autoridades y a los productores de Colima nuevas capacidades para dirigir su desarrollo.

Colima posee un enorme potencial agropecuario. Ustedes pueden aprovechar, aún de mejor manera, sus enormes ventajas: una gran variedad de climas, suelo fértil, proximidad con centros de consumo importantes y, sobre todo, hombres y mujeres talentosos y trabajadores. Con la ejecución de los programas convenidos será posible devolverle el papel fundamental que debe y puede cumplir en el desarrollo nacional el sector agropecuario.

Con el trabajo de ustedes el suelo colimense es capaz de generar productos de un alto valor con la calidad necesaria para competir en los mercados internacionales, como ya está claramente acreditado.

El año pasado los productores agropecuarios de Colima nos mostraron a todos los mexicanos que a pesar de las dificultades es posible obtener buenos resultados, siempre que se trabaje con empeño y dedicación.

En la cuarta modalidad, la de equipamiento rural, se podrán adquirir aspersoras y otros implementos agrícolas que permitirán elevar los rendimientos por hectárea.

Como aquí quedó muy claro, ustedes conocen el valor de la transferencia tecnológica para aumentar la producción y así aumentar el ingreso de los productores.

Asimismo, en este centro se han probado los beneficios de nuevas tecnologías. Con ello se ha logrado mejorar la producción de cítricos, de mangos, plátanos y hortalizas entre otros productos.

Un programa con alto contenido social es el del café, es urgente aumentar su productividad. Para ello este año impulsaremos la renovación y el mejoramiento de los cafetales con asistencia técnica y apoyando la adaptación de técnicas mejores.

En el Programa de Ganado Mejor, este año tendrán ustedes recursos para la adquisición de sementales bovinos para elevar la calidad genética y la productividad del hato ganadero del estado.

Colima ha hecho importantes avances en el combate de enfermedades animales y a plagas vegetales. Entre los programas convenidos se incluyen recursos para continuar con este esfuerzo.

La sanidad animal y vegetal tiene una gran importancia para garantizar la calidad de sus productos y el acceso a los mercados internacionales.

Con mucho gusto estudiaremos con interés el planteamiento respecto al costo de los certificados de origen.

Para que todos estos esfuerzos tengan mejores resultados y aumente la rentabilidad de las actividades agropecuarias, se realizarán talleres de capacitación. En el Convenio de Coordinación suscrito se acordó la creación del Consejo Agropecuario de Colima, que será presidido por el señor gobernador; pero ustedes tendrán voz y voto para las decisiones del propio Consejo.

El Consejo, que sabemos que será creado en los próximos días, tendrá la responsabilidad de definir la manera y los tiempos en que habrán de aplicarse cada uno de los programas del Convenio.

Los invito a que se integren, con su talento y su entusiasmo, a los trabajos del Consejo. Los beneficios que se obtengan serán para ustedes y para sus familias.

Para que todos tengamos la seguridad de que los recursos son manejados con honestidad y transparencia, se ha tomado el acuerdo de formar un fideicomiso estatal, de distribución de fondos, que dependerá del Consejo, en el cual ustedes tendrán una participación definitiva.

Quiero reiterar que todo este esfuerzo en favor del campo de Colima, ha sido posible gracias al compromiso, el entusiasmo y la visión que caracterizan a su gobernador, mi amigo, el licenciado, Carlos de la Madrid Virgen.

Además de los apoyos acordados en el Convenio, contarán ustedes con cerca de 17 millones de pesos para el cultivo de 35 mil hectáreas a través de PROCAMPO, para los ciclos otoño-invierno, y para el ya próximo ciclo primavera-verano.

Señor Gobernador;

Señoras y señores:

Con la coordinación entre autoridades locales y federales para apoyar el trabajo de los productores, haremos realidad la Alianza para el Campo.

Estamos firmando en cada estado de la República el Convenio de Coordinación, que contiene los programas para su desarrollo agropecuario. El día de hoy, Colima se suma a este esfuerzo.

Estamos haciendo así realidad el nuevo federalismo, con nuevos recursos, facultades y responsabilidades. Colima confirmará el fortalecimiento de los estados, hará más fuerte y más grande a México.

A partir de hoy, ustedes cuentan con los programas y los recursos para emprender un gran cambio, que favorezca la productividad y la rentabilidad de sus actividades; se nos hagan más competitivos en México y más allá de nuestras fronteras, y que nos permita obtener el ingreso justo por su trabajo.

El desarrollo del campo colimense se reflejará en mejores niveles de vida para ustedes y para sus familias. En este esfuerzo nos mantendremos unidos. Colima y, especialmente los productores agropecuarios, seguirán contando con el firme apoyo del Gobierno Federal.

Con nuestra unidad y perseverancia lograremos las metas que nos hemos propuesto. Unidos alcanzaremos los objetivos de nuestra Alianza para el Campo.

El esfuerzo será de todos; el beneficio será para ustedes y para los suyos. ¡Adelante, compañeras, compañeros por Colima y por México!