6 de marzo de 1996

Presentación del Programa de Reforma del Sector Salud 1995-2000

El Presidente Ernesto Zedillo Ponce de León encabezó la ceremonia en la que fue presentado el Programa de Reforma del Sector Salud 1995-2000, en la Explanada del Moro de la comunidad de Jesús María, perteneciente al municipio de El Nayar.

Las palabras pronunciadas por el Primer Mandatario de la Nación, a continuación se reproducen:

Muy apreciado señor Gobernador del Estado de Nayarit, Rigoberto Ochoa Zaragoza;

Señora de Ochoa Zaragoza;

Señor Presidente Municipal de El Nayar;

Señores Gobernadores;

Señoras y señores integrantes de la comunidad médica y de los servicios de salud pública;

Amigos y amigas de Nayarit:

Me da mucho gusto que sea aquí, en una región indígena, con los mexicanos indígenas de Nayarit, donde se presente el Programa de Salud del Gobierno Federal para los próximos años.

La presentación del Programa de Reforma del Sector Salud aquí, en Jesús María, en El Nayar -a donde estoy por segunda ocasión en menos de un año, con mucho gusto- destaca el compromiso del Gobierno de la República con las comunidades indígenas, con los grupos marginados de la sociedad mexicana, con los niños y con las mujeres. Una prueba de ese compromiso es el hospital que muy pronto, en unos minutos, vamos a inaugurar aquí mismo en Jesús María.

Con la reforma del sector salud tendremos por primera vez hospitales, donde los médicos tradicionales tendrán espacios y apoyos del Gobierno de la República para atender a sus pacientes en mejores condiciones.

En este hospital mixto de Jesús María, estoy seguro, se tenderán puentes entre los dos tipos de medicina, que con una relación de respeto podrán enriquecerse una con la otra.

Mejorar la salud de la población es requisito indispensable para la igualdad de oportunidades en la escuela, en el trabajo y en el conjunto de vida de la sociedad. Una población sana es fundamental para el bienestar individual y familiar, pero también para el desarrollo de la nación toda.

El Programa de Salud que hoy presentamos es parte de la política social del Gobierno de México. El Programa es parte de una política integral contra la pobreza, contra la ignorancia, contra la enfermedad.

Las instituciones públicas de salud constituyen un preciado patrimonio del pueblo mexicano, pero no tenemos duda de que es necesario reorganizarlas para que puedan servir, cada vez mejor, al pueblo de México.

El Estado mexicano ha conseguido importantes avances en el combate a las enfermedades y en la promoción de una cultura de la salud entre la población.

Hoy, la esperanza media de vida de los mexicanos es de más de 72 años, cuando en la década de los cuarenta era de apenas 44 años.

Hoy, las tasas de mortalidad infantil alcanzan menos de la mitad que en los años setenta.

Hoy, la mortalidad materna es de casi la mitad de lo que era hace casi 15 años.

Hoy, hemos erradicado la poliomielitis y el esquema completo de vacunación alcanza a más del 90 por ciento de la población objetivo.

Estamos avanzando en la prevención de enfermedades y en la educación para la salud; pero los retos, son todavía muy grandes.

Las cifras mencionadas no expresan la realidad de las regiones y comunidades en las que el número de muertes por enfermedad que podría evitarse, es todavía muy alto y son inadecuadas las condiciones sanitarias prevalecientes.

Se trata de grupos humanos al margen de las condiciones mínimas de salubridad e higiene, atrapados en un círculo vicioso de carencias y enfermedades, que limitan sus posibilidades para una vida plena.

Estas condiciones son todavía más graves en el campo, y es entre los pueblos indígenas donde estas condiciones son aún peores. Atender estos rezagos, además de un imperativo ético, es una obligación ineludible del Estado mexicano.

A pesar de los enormes esfuerzos realizados, el desarrollo del sector salud ha adolecido de evidentes fallas e insuficiencias.

Como el propio programa de reforma lo reconoce, el Sistema de salud fue creciendo sin una idea rectora para el conjunto, la burocratización de las grandes instituciones de salud hace difícil que se entiendan bien los problemas de salud de las localidades, y esto impide mejorar los servicios de acuerdo con las condiciones muy particulares de los municipios y los estados de la república.

Por eso, es hora de actuar a fondo; es momento de reorganizar los recursos y las instituciones, para poner las bases de un nuevo modelo de salud pública que responda a los requerimientos del México de hoy y del futuro.

El Programa de Reforma del Sector Salud 1995-2000, está pensado para enfrentar los principales problemas del sector, y que se resumen en calidad insuficiente, duplicidades, centralismos y cobertura limitada.

Durante los primeros meses de la actual Administración Federal, dimos ya varios pasos hacia la solución de estos problemas. El Consejo Nacional de Salud, en el que participan los Secretarios de Salud de todos los estados de la república, está preparando el camino para la descentralización a los estados de los servicios para la población que no es derechohabiente de la seguridad.

Hemos mejorado la coordinación entre las instituciones del sector mediante el trabajo del Gabinete de Salud. El Congreso de la Unión ha aprobado la nueva Ley del Instituto Mexicano del Seguro Social, que entrará en vigor en enero de 1997.

Como lo ha comentado el Secretario de Salud, el Programa contempla incentivos para que los prestadores de servicios de las instituciones de salud pública y de seguridad social otorguen una mejor atención al público, que sin duda merece que sea atendido con calidad y con la más alta consideración.

El Programa prevé modificar el sistema de seguridad social, para hacerlo más eficiente y más solidario, reduciendo las cuotas de los trabajadores y los patrones e incrementando las cuotas del gobierno.

Se abrirán posibilidades de afiliación para quienes viven en la economía informal, mediante la creación de un seguro familiar de bajo costo, para tener acceso a los servicios de salud institucionales.

En el marco del nuevo federalismo seguiremos con toda decisión los procesos de descentralización de los servicios para la población abierta a todos los estados. Este proceso es de la mayor importancia para fortalecer con recursos y atribuciones la capacidad de respuesta de los estados y la toma de decisiones en las áreas operativas.

Mantendremos, al mismo tiempo, las estrategias nacionales bajo la coordinación de la Secretaría de Salud, en una nueva relación con las autoridades estatales.

Los sistemas estatales de salud, con recursos y atribuciones descentralizados, serán uno de los principales componentes de la política social integral, que promovemos. No hay medida justa para fijar el valor de la vida humana; pero sí podemos darnos cuenta, que prevenir un fallecimiento infantil mediante una vacuna cuesta 130 pesos, mientras que el tratamiento de un menor que se enferma, por no haber recibido la vacuna, puede llegar a los tres mil pesos, y eso, sin garantía de que sobreviva.

Nuestra meta debe ser el cuidado de la salud, incluso antes que el tratamiento de la enfermedad, ampliaremos sustancialmente la cobertura de las acciones preventivas, mediante el paquete básico de servicios de salud.

En el curso de los próximos cinco años buscamos llegar, con este paquete, a cerca de diez millones de mexicanos, que hoy no tienen ningún acceso a los servicios regulares de salud. Se trata de un paquete de servicios básicos, sencillos, de bajo costo, pero de muy alto impacto, que nos permitirá combatir con más eficacia las principales causas de muerte y enfermedad en los grupos de menores recursos económicos.

Dentro de los servicios comprendidos en el paquete básico, conviene destacar los relativos a la planificación familiar y a la vigilancia de la nutrición y del crecimiento infantil.

El paquete básico incluye también acciones para disminuir la mortalidad materna y perinatal, mediante una adecuada atención al parto.

Un servicio muy importante del paquete, es la alta capacitación comunitaria para el autocuidado de la salud. Se trata de avanzar conjuntamente, sociedad y gobierno, hacia una cultura fundamentalmente preventiva y corresponsable en el cuidado de la salud.

Para llevar a la práctica el Programa de Reforma del Sector Salud es necesario el compromiso decidido de todos: de autoridades, de personal médico y de usuarios. Para llevar el Programa a la práctica, es necesario contar con un muy amplio respaldo social; por ello seguiremos fomentando la organización de los Comités de Salud, como el que funciona aquí, y que nos explicó la señora Cleotilde.

Seguiremos también fomentando la participación de los ayuntamientos en las tareas de saneamiento básico y en todas aquellas medidas que procuren proteger la salud de las familias.

Pondremos nuestro mayor esfuerzo en la prevención, protección y fomento a la salud. Ahí está la clave para hacer pleno el derecho constitucional a la protección de la salud.

Señoras y señores;

Señor Gobernador:

El Programa de Reforma del Sector Salud, tiene muy firmes raíces en la realidad nacional.

El Programa conserva y fortalece los frutos positivos del esfuerzo de varias generaciones de médicos, enfermeras y trabajadores de la salud.

El Programa reconoce los cambios sociales, económicos en las enfermedades, en las causas de muerte y aún en los cambios políticos por los que ha pasado el país en las últimas dos décadas.

El Programa se orienta al impulso de una cultura de la prevención y al establecimiento de una política de salud integral, democrática y equitativa, acorde con los tiempos que vivimos.

Los mecanismos de evaluación y vigilancia del Programa nos permitirán ir conociendo el grado de avance y la distancia que nos separan de nuestros objetivos en forma oportuna y veraz.

Con unidad, con participación, con responsabilidad y confianza en nuestras propias capacidades, estoy seguro que llegaremos a las metas que hoy aquí nos estamos proponiendo.

México tiene una espléndida tradición sanitaria. Hoy, ante los nuevos retos no vamos a quedarnos atrás, no vamos a dejar que se nos escape la gran oportunidad de reformar al sector salud, estamos ya inmersos en este proceso y lo vamos a concluir para dejarle a las próximas generaciones de mexicanos un país más saludable, y así contribuir a que nuestro México sea un país más justo.

Muchas gracias.

Alianza para el Campo de Nayarit

El Primer Mandatario Mexicano asistió al acto Alianza para el Campo de Nayarit, en la bodega beneficio seco de café, en el municipio de Xalisco.

En la reunión, el doctor Ernesto Zedillo Ponce de León pronunció unas palabras, mismas que a continuación se destacan:

Muy apreciado señor Gobernador del Estado de Nayarit, Rigoberto Ochoa Zaragoza;

Señor Presidente Municipal de Xalisco, Nayarit;

Señores legisladores federales y estatales;

Compañera y amiga Beatriz Paredes, dirigente nacional de la CNC;

Compañeros dirigentes campesinos y ganaderos de Nayarit;

Compañeras y compañeros productores:

Me da mucho gusto volver a Nayarit, a un estado de enorme importancia para todo nuestro país por su herencia cultural, por la voluntad de superación de su gente y también por su enorme potencial agropecuario.

Junto con los productores y las autoridades estatales nos hemos propuesto que la producción del campo crezca mucho más rápido que la población. Cumpliendo ese objetivo tan importante lograremos que en el campo haya trabajo para retener a su población y también -esto es muy importante- para reducir las desigualdades.

Sabemos todos que los países que han logrado un pleno desarrollo y además equitativo, son aquéllos que han logrado dar solidez a su producción agropecuaria y bienestar a sus productores. Por eso, hoy asisto con gran satisfacción a este acto donde sentamos las bases para una nueva etapa del desarrollo agropecuario de Nayarit.

Con gran satisfacción reconozco la labor que ha venido realizando nuestro amigo, el señor gobernador Ochoa Zaragoza, en favor del campo de Nayarit, de los productores y de sus familias y nos venimos a sumar, con gran entusiasmo y decisión, a ese gran esfuerzo que todos ustedes están llevando a cabo.

En ese sentido, estudiaremos con el señor gobernador, estudiaremos con las propias organizaciones los proyectos de largo aliento, de largo alcance que aquí nos han planteado ustedes.

Así como en el último año pudimos resolver algunos de los importantes programas que nos fueron planteados durante 1995, así venimos ahora a plantear nuevas acciones, pero también a expresar nuestra voluntad de trabajar con ustedes para que esos proyectos de largo aliento sean hechos realidad en el futuro.

Por lo pronto hoy el gobernador del estado y la Secretaría de Agricultura han suscrito el Convenio de Coordinación en Materia Agropecuaria. En el Convenio se definen los programas que atienden las demandas de ustedes, los productores nayaritas. En el Convenio se precisan los recursos que manejarán con sus autoridades estatales para alcanzar con éxito los objetivos de la Alianza para el Campo para 1996.

Para hacer realidad la Alianza para el Campo partimos de una muy buena base, pues el esfuerzo de los productores nayaritas ha logrado avances satisfactorios, así nos lo comentó nuestro amigo Refugio Polanco: lo que han hecho con las cajas de ahorro, lo que han hecho en materia de producción, en el aliento a la productividad, todo ello debe ser un gran estímulo.

Aunque 1995 fue un año difícil, aquí en Nayarit la superficie sembrada creció diez por ciento. Gracias al trabajo de ustedes la producción en el ciclo primavera-verano el año pasado aumentó 15 por ciento. También sé que con el trabajo de ustedes la producción de frijol aumentó sustancialmente y, debemos admitirlo, esto bajo el estímulo de mejores precios y de mejores sistemas de comercialización que ustedes mismos han impulsado.

Con el trabajo de ustedes, también se mejoraron sustancialmente los rendimientos en la caña de azúcar, en el tabaco, otros dos productos de gran importancia para la economía de su estado.

Para multiplicar este potencial con el Convenio que ponemos en marcha en el estado el día de hoy, se impulsará también el proceso de federalización de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural.

Las decisiones acerca del futuro del campo nayarita deberán ser tomadas aquí mismo, por los propios productores en concertación con la autoridad estatal.

El Convenio firmado ante ustedes, considera importantes programas para responder a los problemas planteados por ustedes mismos.

Quiero decirles que para este Convenio de Coordinación, hemos comprometido recursos federales y estatales por 24 millones de pesos, para ir completando los apoyos integrales y así producir más en mejores condiciones.

Hace un año hablamos de mejorar la rentabilidad del campo y a mí me da mucho gusto que hoy aquí, se reconozca que gracias al esfuerzo de todos, gracias también a las condiciones cambiantes en los mercados, estamos ya obteniendo mejores precios en prácticamente todos los productos.

Y yo estoy seguro, que este periodo de precios más altos, que sin duda está teniendo otras consecuencias en la economía, tanto en las finanzas públicas, como en los consumidores, será a la postre un buen periodo, porque aquí podemos tener ese impulso que estábamos necesitando en el campo mexicano para montarnos en una nueva etapa en la que podamos dar un gran avance en materia de producción y productividad.

Ese es finalmente el objetivo de la Alianza para el Campo, que ustedes reciban mejores ingresos por sus trabajos, y por eso mismo que tengan mejores medios para vivir con sus familias.

Para perseverar en ese objetivo es necesario y aquí lo ha destacado ya un compañero, utilizar mejores tecnologías y diversificar en algunos casos la producción hacia otros productos de más alta rentabilidad y rendimiento.

Por ello, con el propósito de conseguir una mayor productividad, el Convenio de Coordinación incluye el Programa PRODUCE-CAPITALIZA, que apoyará la mecanización, la fertirrigación, el establecimiento de praderas y el equipamiento rural.

Hay en Nayarit -según me ha dicho el señor gobernador- una importante cuenca lechera. Que el propio señor gobernador está muy interesado por muy buenas razones en impulsar y que por esa razón, nosotros vamos a apoyar al señor gobernador para que se dé ese impulso.

El señor gobernador nos ha explicado que esa cuenca tiene gran potencial, especialmente atendiendo al hecho que tiene una gran cercanía a mercados tan importantes como el de Puerto Vallarta y también el mercado local, y por eso es muy aconsejable llevar a cabo inversiones que potencien la capacidad productiva de esa cuenca.

Con el Programa PRODUCE-CAPITALIZA se apoyará este año como primera acción, el establecimiento de praderas en dos mil 800 hectáreas, así como la construcción de 260 jagüeyes y corrales de manejo en mil hectáreas más.

Se impulsará también el Programa Ganado Mejor, a través del cual ustedes podrán adquirir sementales de alto registro para elevar la caída y la productividad del hato ganadero.

También se complementarán obras de infraestructura para el acopio de leche; de esta manera Nayarit estará en mejores condiciones para contribuir al abasto regional y nacional de este producto básico tan importante para la población.

Con los recursos comprometidos en el Convenio emprenderemos, como aquí lo ha demandado el compañero Gonzalo Carbajal, campañas de sanidad animal y vegetal, que tanta falta hacen para elevar la competitividad de los productos del campo y ustedes lo saben muy bien.

Para mejorar el rendimiento de los cultivos del frijol, daremos impulso a un programa nuevo, que es el Programa Kilo por Kilo, para facilitar semillas de alta calidad. Por cada kilo de semilla criolla, que ustedes actualmente utilizan, les será entregado a cambio un kilo de semilla certificada con la que podrán mejorar significativamente sus rendimientos.

El Convenio contempla apoyos para la renovación y el mejoramiento de cafetales, importantes cultivos que practican en buena medida las comunidades indígenas de Nayarit.

Quiero comentarles que la Fundación PRODUCE, constituida mediante el Convenio que hoy firmamos, será dirigida por los propios productores, impulsará la investigación agropecuaria y contribuirá a la capacitación y la transferencia de tecnologías, para cumplir con las metas que nos estamos proponiendo.

Es en ese contexto que podremos dar respuesta a varios de los importantes planteamientos que nos hizo el compañero Armando García Jiménez.

Quiero decirles que además de los recursos del Convenio, el PROCAMPO entregará 82 millones de pesos para el cultivo de cerca de 180 mil hectáreas de los ciclos otoño-invierno 1995-1996 y el ya muy próximo, primavera-verano.

En conjunto, los programas señalados en el Convenio y los apoyos de PROCAMPO suman más de 106 millones de pesos para impulsar el desarrollo del campo en Nayarit. Estoy seguro que estos recursos gubernamentales habrán de ser complementados con los recursos que típicamente y con gran gusto aportan los propios productores.

También, me es muy satisfactorio comentarles que en respuesta al problema de financiamiento, que con toda razón ustedes están planteando, para 1996 BANRURAL está programando aumentar significativamente su Programa de Crédito. Para 1996 se tiene un Programa de Crédito de 120 millones de pesos, lo que significa un crecimiento de más de 80 por ciento, y que se podrá financiar con este Programa de Crédito, 46 mil hectáreas, lo que significa un crecimiento de más del 100 por ciento. Estamos, con este paso, avanzando hacia ese sistema integral de financiamiento, que con toda razón ustedes demandan y merecen.

También es muy satisfactorio saber que en próximas fechas se instalará el Consejo Agropecuario Nayarita, que será el encargado de conducir la aplicación de los programas de la Alianza para el Campo.

El Consejo va a ser presidido por el señor gobernador; pero necesitamos que los productores participen en ese Consejo, con sus propuestas, con su voz y con su voto; por eso los exhorto, compañeros productores, a que participen, a que se integren con entusiasmo a la formación y a los trabajos del Consejo.

Para lograr nuestras metas, es preciso que los recursos sean aplicados de manera oportuna y transparente, con eficacia y con honestidad.

Un mecanismo de utilidad para conseguirlo, será el Fideicomiso Estatal de Distribución de Fondos, que dependerá del Consejo, y que tendrá la obligación de rendir siempre cuentas muy claras, como las que les gustan a los campesinos de México.

Compañeras y compañeros productores de Nayarit:

Con la Alianza para el Campo, el gobierno estatal y el Gobierno Federal, apoyaremos su propio esfuerzo para hacer más productivo su trabajo.

Los promotores agrícolas y ganaderos laboran todos los días para elevar la calidad de sus productos, para tener mejores oportunidades de comercialización; pero para apoyar al resto del pueblo de México, que necesita de esos productos para su subsistencia.

Por eso es muy importante que el campo nayarita tenga, a partir de hoy, un instrumento para avanzar en la satisfacción de esas demandas.

Hoy estamos iniciando un proceso de enorme importancia para las actividades agropecuarias de Nayarit.

Los convoco a que aprovechemos todos este impulso, que será en beneficio de ustedes y de sus familias.

Estoy seguro de que con el empuje, la unidad y la visión de los productores nayaritas y con el apoyo decidido del gobierno del estado, saldremos adelante.

¡Adelante, compañeros productores! ¡juntos vamos a lograr nuestras metas! ¡vamos a hacerlo por Nayarit! ¡vamos a hacerlo por México!

El Jefe del Ejecutivo Federal presidió el acto de Recuperación Económica para el Bienestar Social de Nayarit, en el que suscribió el Convenio de Desarrollo Social 1996, efectuado en la Presidencia Municipal de Tepic.

El Presidente Ernesto Zedillo Ponce de León pronunció unas palabras, las cuales se reproducen a continuación:

Muy apreciado Gobernador del Estado de Nayarit, señor Rigoberto Ochoa Zaragoza;

Señor Presidente Municipal de Tepic;

Señores Presidentes Municipales de otros municipios de Nayarit;

Señores legisladores federales y estatales;

Señores dirigentes y representantes de los partidos políticos;

Señores representantes de los sectores productivos;

Amigos de Nayarit:

Para mí es muy satisfactorio concluir esta rápida, pero muy intensa, gira de trabajo por el estado de Nayarit, precisamente aquí en el corazón de su ciudad capital.

Una vez más he podido constatar la enorme vitalidad, la laboriosidad de la gente de este estado que, sin duda, cuenta con enormes potencialidades de desarrollo, como lo han explicado los representantes de los sectores productivos y el señor gobernador.

Quiero decirles que hoy por la mañana en la comunidad indígena de Jesús María, allá en el municipio más grande, pero también quizás más pobre del estado, el municipio de El Nayar, presentamos el Programa de Reforma del Sector Salud 1995-2000.

Ahí mismo tuve el enorme gusto, con el señor gobernador, de inaugurar el primer Hospital Mixto de la Secretaría de Salud, en el que los médicos tradicionales tendrán instalaciones adecuadas para atender a sus pacientes, junto a los médicos institucionales.

Hace un rato, en el municipio de Xalisco, llevamos a cabo un acto en el que se concretaron acciones acordadas entre el gobierno estatal y el Gobierno Federal para hacer realidad la Alianza para el Campo aquí en Nayarit.

Y hace un momento, al caminar hacia acá, tuve el gusto de apreciar la primera etapa de la renovación del Centro Histórico de Tepic, donde -gracias a esas obras- se resguarda la memoria de la ciudad y la belleza arquitectónica que tanto aprecian los habitantes de Nayarit y de todo México. Esa obra muestra cómo el pueblo de Nayarit, cómo el pueblo mexicano tiene historia y tiene memoria. La memoria, la historia de un pueblo es el pilar que sostiene su carácter, que sostiene su fuerza para vencer las dificultades, como estamos los mexicanos venciendo las dificultades. Ese carácter y esa fuerza nos servirán para lograr la recuperación económica de Nayarit y de todo México.

Hoy, quiero reiterar el firme compromiso del Gobierno de la República con la reactivación económica de Nayarit, pero de manera muy especial con lo que aquí se ha descrito, cómo lograr ese enorme potencial que tiene el estado, traducido en hechos concretos de progreso material y social para sus habitantes.

Aquí hemos oído las ideas, las propuestas de los representantes de los sectores productivos, la visión del señor gobernador acerca, por una parte, de los proyectos estratégicos en materia hidráulica, en materia de comunicaciones y transportes, que hacen falta para poder detonar de manera definitiva el desarrollo del estado.

Yo le aseguro, señor gobernador, que en la medida en que la recuperación y el crecimiento económico nos vayan abriendo esos espacios de recursos para infraestructura, Nayarit estará ocupando un muy importante lugar en las prioridades del Gobierno de la República para sumar esfuerzos y lograr ese impulso definitivo que debemos darle a la infraestructura de este estado.

También he escuchado con atención el hecho que aquí se destaca en cuanto a que tenemos que hacer todos una gran promoción de este estado. Este es un estado rico, verdaderamente rico por sus recursos naturales, por su ubicación geográfica, y sin duda también por su gente, y claramente aquí hay las oportunidades para que vengan inversionistas nacionales y extranjeros y contribuyan al desarrollo del estado, y también ¿porqué no? contribuyan a la expansión y beneficio de sus empresas.

Y en ese sentido, con el mayor entusiasmo y compromiso, mi gobierno unirá fuerzas, con las fuerzas del gobierno estatal y con los empresarios del estado para promover entre los inversionistas nacionales y extranjeros al estado de Nayarit, con la convicción de que será para el bien de Nayarit, pero también para el desarrollo de todo México.

La recuperación de México y de Nayarit será realidad mediante la suma del trabajo decidido de la población, de los sectores productivos y de los tres órdenes de gobierno, ningún esfuerzo aislado será suficiente.

Estoy seguro de que los nayaritas se sumarán a esta nueva etapa en la búsqueda del bienestar para todos los mexicanos.

Fortalecer a Nayarit, fortalecer a sus municipios, como lo demandan los nayaritas, significa distribuir adecuadamente los recursos económicos y las tareas del gobierno para cumplirles mejor.

Este nuevo federalismo permitirá decidir a los nayaritas cómo, dónde, y cuándo se aplicarán los recursos públicos.

Este nuevo federalismo hará llegar los apoyos a quienes más lo necesitan, para avanzar eficazmente en la superación de la pobreza.

El compromiso del Gobierno de la República con Nayarit es claro. Este año el Gobierno Federal, tanto las dependencias como las entidades de la Administración Pública Federal destinaremos un monto importante de recursos.

El gasto total tanto corriente, como de inversión federal en Nayarit, será de tres mil 380 millones de pesos. De ese gasto total cerca de 560 millones se destinarán a inversión física, para ampliar la infraestructura que requiere el desarrollo estatal, pero con clara conciencia de que es mucho lo que debemos hacer en el futuro tan pronto como la situación económica del país y de las finanzas públicas así lo permitan.

Este año, las obras más importantes serán las relativas a la superación de la pobreza, a energía eléctrica, construcción y modernización de carreteras y caminos.

Del gasto programable, cerca de dos mil 200 millones de pesos, es decir, el 65 por ciento, se destinará al desarrollo social, especialmente en los rubros de educación, salud, nutrición y abasto.

Dentro de ese gasto el Gobierno Federal destina casi 167 millones de pesos al Convenio que se acaba de firmar entre el gobierno estatal y el Gobierno Federal.

Los fondos previstos en el Convenio tienen como fin atender las necesidades y demandas de la población de Nayarit, particularmente aquélla que vive en condiciones de pobreza y marginación.

A partir de este año, la mayoría de los recursos del Convenio de Desarrollo Social se descentralizan, para que sean ejercidos directamente por los municipios, con la participación de sus comunidades.

A través del Fondo de Desarrollo Municipal, los 20 ayuntamientos del estado ejercerán directamente más de 150 millones de pesos; es decir, más del 90 por ciento de los recursos del Convenio; esto es prácticamente único en la República Mexicana, y esto, sin duda, se debe a la gran disposición que ha tenido el señor gobernador, para casi de una vez por todas, municipalizar el Convenio de Desarrollo Social.

Quiero decirles que esto significa que en relación con el año pasado, la aportación de recursos a los municipios crecerá, por tanto, en más del 80 por ciento.

La descentralización de los recursos para promover el bienestar y superar la pobreza, implica un trabajo más específico y mucho mejor coordinado entre el Gobierno Federal, el gobierno estatal y los ayuntamientos.

Entre las características más notables para garantizar la eficiencia del Convenio, se encuentra la fórmula de distribución de los recursos entre los municipios, para que lleguen efectivamente a los lugares con mayores carencias.

El profundo conocimiento que tienen los presidentes municipales acerca de sus comunidades y sus problemas, así como su compromiso social, facilitarán la correcta aplicación de los recursos en los lugares donde más se requieren; pero también es muy importante la participación de la gente; la participación social, es la identificación de prioridades, en la determinación de las acciones y en el seguimiento y la evaluación de las obras.

Además de los recursos que ejercerán los municipios, se destinan más de 16 millones de pesos del Convenio, para obras de alcance estatal; adicionalmente, a los recursos del Convenio, que se han asignado a los municipios con mayor población indígena, los fondos regionales otorgarán, aquí, en Nayarit, cinco mil millones de pesos para proyectos productivos que, directamente, propongan las organizaciones y las comunidades indígenas.

Mediante el Programa Social de Leche, las 303 lecherías del estado distribuirán más de 31 mil dotaciones diarias en beneficio de cerca de 84 mil niños de 35 mil familias de escasos recursos; el consumo de tortilla se apoyará con cerca de 20 millones de pesos para más de 35 mil familias de las colonias populares y las comunidades rurales; por su lado, DICONSA abastecerá de productos básicos a 661 tiendas comunitarias en beneficio de 410 mil familias.

Mediante el Programa de 100 Ciudades se destinarán siete millones de pesos para el sistema vial y de transporte de Tepic.

Quiero comunicarles, también, que además de los recursos presupuestales del Gobierno Federal, el INFONAVIT y el FOVI, ejercerán un presupuesto conjunto de 175 millones de pesos para apoyar la construcción de más de dos mil viviendas, con lo que se crearán más de diez mil empleos temporales.

Señor Gobernador;

Amigos de Nayarit:

¡Sé la importancia que para la gente de Nayarit tiene la palabra! Ustedes saben honrar esa palabra y por eso la palabra nos identifica; la palabra es puente, es vínculo, es comunicación; la palabra une a quienes con franqueza nos hablamos y sin temor nos vemos a los ojos.

Por eso hoy vengo a hablar de recuperación y a comprometer, ante ustedes, mi palabra de sumar los esfuerzos del Gobierno de la República a los esfuerzos del pueblo y del gobierno de Nayarit, para mejorar la economía del estado, la economía de sus municipios y la economía de sus familias.

Volveré a este gran estado -muchas veces- para seguir honrando nuestros compromisos; para seguir honrando nuestra palabra. Con unidad, con esfuerzo redoblado, con más confianza en lo que podemos hacer juntos, construiremos el México más fuerte y más justo que todos queremos. En esta tarea el Gobierno de la República cuenta con los nayaritas. Y les puedo asegurar que los nayaritas pueden contar con el Gobierno de la República.

Muchas gracias.