Tecolutla, Veracruz, 12 de octubre de 1999.

Versión estenográfica de las palabras del presidente Ernesto Zedillo, durante la Reunión de Evaluación que encabezó, en la que fue presentado el Programa Emergente de Vivienda, en la explanada de la presidencia municipal de esta ciudad, al término del recorrido que hizo por zonas que afectaron las lluvias al estado de Veracruz.

Señor Gobernador;
Amigas y amigos:

Quise venir aquí, a Tecolutla, para ver de manera directa los daños que nos causó la inundación y la venida del río la semana pasada.

En los pocos minutos que hemos estado aquí con el señor Gobernador, he podido constatar, de manera muy clara, que Tecolutla es uno de los lugares más afectados por la tragedia que se nos vino encima con estas lluvias.

Quiero asegurarles que desde el primer momento hemos estado preocupados y ocupados por la situación que ustedes han estado viviendo.

Sin embargo, como ustedes saben, un primer problema que se nos presentó fue la ruptura de las carreteras, de los caminos que llegan a Tecolutla.

El día que estuve en Gutiérrez Zamora, el pasado viernes, estaba Tecolutla totalmente aislado.

Se me informó, por parte de algunas personas --que caminando habían podido llegar hasta allá-- cuál era la situación aquí, y sé que durante algunos días ustedes vivieron una situación sumamente angustiosa, que sigue siendo todavía muy difícil, como lo estamos viendo.

Hemos visto que aquí una parte importante de la infraestructura básica de Tecolutla se ha destruido. He visto las calles destruidas por esos cauces que se abrieron del río.

Sé que han estado sin agua potable durante varios días; sé también que no hay electricidad, salvo en unos cuantos puntos de Tecolutla; sé que tristemente, muchas casas han sido destruidas o gravemente dañadas, y sé también que muchas de sus fuentes de empleo permanentes también han sido dañadas por esta circunstancia.

Bueno, quiero decirles, con toda confianza, y sobre todo a partir del ánimo que yo sé que todos ustedes tienen, que de todo esto nos vamos a recuperar. De lo único que no podemos recuperarnos es de la pérdida de vidas humanas, y aquí hemos visto que a pesar de lo terrible que fue la destrucción, pudimos conservar lo más importante. Lo único que no podemos sustituir es la vida de todos ustedes, la vida de sus hijos.

Y creo que una vez que reconocemos eso, tenemos que tomar el ánimo y la fuerza para reconstruir todo lo material que se nos ha dañado, que se nos ha destruido, y quiero asegurarles que en eso, que es muy importante para ustedes, no están solos. Quiero decirles que el Gobierno de la República, como el gobierno del estado, estaremos en todo momento a su lado, hasta que logremos la plena recuperación y la plena reconstrucción de lo que se destruyó.

Quiero decirles que muchos de sus vecinos, muchos de sus amigos, con los cuales he platicado antes de llegar aquí, me han expresado con mucha claridad eso: Tecolutla, Presidente, está de pie; Tecolutla va a salir adelante; Tecolutla muy pronto estará siendo ese centro turístico del cual viven tantas y tantas familias. (Aplausos)

Y por eso, amigas y amigos, no vamos a escatimar esfuerzo, no vamos a escatimar recursos, para que muy pronto las cosas estén funcionando, y funcionando bien aquí en Tecolutla.

Yo le he pedido al señor Gobernador que nombre funcionarios del gobierno del estado para que se queden permanentemente a trabajar aquí con sus autoridades locales, y yo voy a enviar también gente de la Secretaría de Desarrollo Social, de las otras áreas del Gobierno que tienen que trabajar y tienen que apoyarlos en las tareas de la reconstrucción.

Naturalmente tenemos que ir atendiendo las cosas según su urgencia. Hace unos días aquí estábamos viviendo una situación que cabía llamarla de vida o muerte, porque no había agua, porque no había abasto, porque no había medicinas.

Ahora estamos un poco mejor en ese sentido, porque ya pudimos llegar. Naturalmente no estamos en una situación cómoda, pero no estábamos o no estamos en la situación tan grave como sé que ustedes estuvieron el jueves, el viernes, el sábado, el domingo pasado.

Sé también, como decía antes, que no hay electricidad, pero lo primero que hice cuando me informaron en Gutiérrez Zamora fue hablarle al director de la Comisión Federal Electricidad y decirle: no te esperes a que reparemos las líneas a ver de dónde consigues plantas de generación de energía eléctrica y a ver cómo le haces pero me las pones en Tecolutla, y hace un rato el ingeniero de CFE me decía que con esas plantas provisionales ya mañana en la noche podremos darle servicio eléctrico a todo Tecolutla.

Ya con la electricidad vamos a poder recuperar por lo menos buena parte de su abastecimiento de agua potable, se están revisando los cárcamos, ingeniero, se están reparando los pozos para que podamos darles el agua que ustedes estaban recibiendo.

Y además un aviso que quiero hacer, porque así lo hemos platicado el señor Gobernador y yo, creemos que este es el momento de construir una red de agua potable para Tecolutla. (Aplausos)

Nos vamos a lanzar a arreglar, que nos quede mejor Tecolutla que antes. ¿O no? Si ya estamos en esto vamos a ver qué podemos hacer con los medios a nuestra disposición.

Hace un rato el Secretario de Desarrollo Social les explicaba a ustedes el Programa de Apoyo para Reparación, Reconstrucción y Construcción de Vivienda.

Yo lo que les quiero recomendar a todas las personas que fueron afectadas en sus viviendas que acudan a los módulos, a las mesas de atención social, donde se debe registrar familia por familia.

Y quiero decirles, en relación a esto, algo que considero muy importante: en otros desastres naturales que hemos vivido en nuestro país yo he encontrado que es muy importante atender familia por familia, porque luego ocurre que surgen personas que ven en estas situaciones de desastre la oportunidad de empezar a hacer o de seguir una carrera política, y se ponen a representar, según ellos, a 20, a 15, a 30 familias, y eso no es bueno.

Yo creo que cada familia se representa por sí misma, cada familia es importante por sí misma, cada familia tiene que ser atendida en lo individual por el Gobierno.

Así que quiero decirles que no vamos a reconocer a líderes u organizaciones que nos vengan a decir que ellos representan a tal o cual número de familias. A cada familia, por cada familia, una respuesta. Ese es mi compromiso.

Lo que les pido, amigas y amigos, primero que nada, paciencia, un poco de paciencia. La situación realmente ha sido muy grave, no necesito yo decírselos, ustedes lo han vivido, ustedes lo ha sufrido, ustedes lo están sufriendo y, debo de ser franco, ustedes van a seguirlo sufriendo en buena medida durante los próximos días.

Estamos haciendo todo lo que podemos hacer, y creo que dadas las circunstancias es mucho y es un esfuerzo muy apreciable de nuestras instituciones para llegar con el auxilio, para llegar con el apoyo.

Pero yo les ofrezco que cada día ustedes van a notar un avance. Nuestra meta debe ser que el próximo mes de diciembre y desde antes, comencemos a decirle a los turistas que Tecolutla los está recibiendo con los brazos abiertos.

Tenemos que recuperar este lugar para que ustedes tengan trabajo, pero también para todos esos mexicanos que les gusta venir aquí, y si me incluyen entre esos mexicanos, por lo menos un día, con mucho gusto.

Yo les ofrezco que seguiré regresando, porque así me lo ha solicitado el señor Gobernador, tantas veces como sea necesario para ver personalmente que estamos avanzando en los trabajos.

Por lo pronto, un poco de paciencia, mucha unidad y mucho ánimo.

Gracias.

-oooooo-