BIOGRAFIA


Ernesto Zedillo Ponce de León, Presidente Constitucional de los Estados Unidos MexicanosEl primero de diciembre de 1994, Ernesto Zedillo Ponce de León rindió su protesta como Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos. En su mensaje a la Nación, Ernesto Zedillo asumió los compromisos de llevar a cabo una profunda reforma judicial, combatir la pobreza, liquidar el centralismo, construir un régimen presidencial mejor equilibrado y pugnar por una reforma electoral que nos permita acceder a un régimen más equitativo. Su mensaje mostró que Ernesto Zedillo es un político que genera grandes expectativas. Su conciencia social deriva de su historia personal que es, a un tiempo, fruto y esperanza de nuestra historia reciente.

Ernesto Zedillo nació en la Ciudad de México, Distrito Federal, el 27 de diciembre de 1951, y es hijo de Rodolfo Zedillo Castillo y de Martha Alicia Ponce de León. En busca de mejores oportunidades de empleo y de educación para sus hijos, sus padres se trasladaron a Mexicali, Baja California. Allí, Ernesto Zedillo inició los estudios de educación primaria en la escuela pública Cuauhtémoc, mismos que concluyó en la Escuela Primaria Federal "Leona Vicario". En el seno familiar aprendió que en la educación descansaba la posibilidad de alcanzar un futuro mejor, por ello se distinguió como un estudiante excepcional, receptivo, dedicado y despierto. En la misma ciudad de Mexicali prosiguió la enseñanza media en la Escuela Secundaria Federal Número 1, "18 de marzo".

Sus modestos orígenes le permitieron desarrollar una profunda sensibilidad y percepción respecto a las condiciones de la vida material que afectaban a la comunidad y a su propia familia. Apreció el enorme deseo de progresar, entendiendo las pocas oportunidades existentes para lograrlo, asimismo comprendió el enorme esfuerzo que la sociedad en su conjunto debería realizar para salir del círculo vicioso que genera la pobreza. Desde esos años Ernesto Zedillo consideraba que la educación es el medio más importante para lograr la superación individual y alcanzar la justicia social.

En su adolescencia se destacó por su participación entusiasta en las actividades escolares y formó parte del Comité de la Sociedad de Alumnos, encabezada por su amigo Ernesto Trejo, con quien fundaría la "Unión Estudiantil del Valle de Mexicali". Posteriormente fue nombrado Presidente de la Cooperativa Escolar, y Director del periódico estudiantil. En esos años de la escuela secundaria empezaron a definirse sus capacidades organizativas y de convocatoria.

En 1965, a la edad de 14 años, sus padres lo estimulan a regresar a la Ciudad de México para continuar sus estudios de ciencias sociales en la Escuela Vocacional Número 5. Esta etapa fue esencial en su formación.

En 1969 inició sus estudios en la Escuela Superior de Economía del Instituto Politécnico Nacional y, a la vez, comenzó a trabajar como auxiliar de auditoría en el Banco Nacional del Ejército y la Armada, empleo que le permitió contar con los recursos necesarios para poder continuar con sus estudios profesionales.

Ernesto Zedillo tuvo una formación derivada de su dedicación académica y de valiosas experiencias laborales. Un momento decisivo en su carrera fue su ingreso a la Dirección de Política Económica de la Secretaría de la Presidencia, en enero de 1971, cuando fungía como director general el destacado economista Leopoldo Solís. De esta época data su interés por profundizar en el estudio de la economía, comprendiendo su importancia en el diseño de las políticas públicas. Paralelamente participó en distintas actividades del Instituto de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (IEPES) del PRI, del cual, el mismo Leopoldo Solís fungía como subdirector.

Al concluir el tercer año de su educación profesional, Ernesto Zedillo decidió presentar, a título de suficiencia, las materias correspondientes a los dos últimos años de la licenciatura, por lo que en junio de 1972 se graduó de economista. En breve empezó a impartir clases de macroeconomía. En su primer grupo estudiaba Nilda Patricia Velasco, con quien más tarde contrajo matrimonio, formando una familia integrada por cinco hijos: Ernesto, Emiliano, Carlos, Nilda Patricia y Rodrigo. En 1973 fue becado para asistir a un curso de "Evaluación de proyectos en capital humano", en Bradford, Inglaterra. Un año más tarde, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) lo apoyó para continuar sus estudios de maestría y doctorado en economía en la Universidad de Yale, de los Estados Unidos de América. Su tesis doctoral "Endeudamiento público externo en México: historia reciente y futuro crecimiento óptimo ligado al petróleo", destacaba los riesgos que implica el financiar el crecimiento de la economía mexicana en la deuda pública externa y la monoexportación de hidrocarburos. Asimismo, señalaba la necesidad de vincular eficientemente la economía del país con los flujos financieros comerciales internacionales y de sanear las finanzas públicas como base de la salud macroeconómica del país.

En el año de 1978, a invitación de Leopoldo Solís, participó en investigación económica y análisis de la balanza de pagos en el Banco de México, donde colaboró al lado de importantes economistas como Carlos Bazdresch; en 1982 fue nombrado subgerente de investigación económica del propio banco, cuyo director era Gustavo Romero Kolbeck. El brillante desempeño de Ernesto Zedillo en el Banco de México ha sido ampliamente reconocido, situándolo como uno de los impulsores de la adopción de las políticas macroeconómicas de modernización del país. Ernesto Zedillo fue el creador del Fideicomiso para la Cobertura de Riesgos Cambiarios (Ficorca), organismo que permitió reestructurar la deuda de muchas empresas mexicanas, facilitando su recuperación financiera y la conservación de miles de empleos.

En 1987 fue designado Subsecretario de Planeación y Control Presupuestal de la Secretaría de Programación y Presupuesto, cargo que le permitió participar en el diseño del "Pacto de Solidaridad Económica".

En 1988 fue nombrado Secretario de Programación y Presupuesto. Tuvo a su cargo la elaboración de los Presupuestos de Egresos de la Federación, correspondientes a los ejercicios fiscales de los años 1989 a 1992; además diseñó los criterios de política económica que los sustentaron.

La preocupación de Ernesto Zedillo por el papel que desempeñó la educación en el desarrollo nacional lo llevó a impulsar, como Secretario de Programación, una amplia reforma del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, así como la elaboración de un programa nacional de modernización científica y tecnológica.

En enero de 1992 fue designado titular de la Secretaría de Educación Pública, donde emprendió una profunda reforma de la educación preescolar, primaria y secundaria, que se plasmó en el Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica. Consecuentemente con su idea de que la educación es la llave del futuro y es la manera mediante la cual vamos a lograr tener una sociedad donde se disipen, donde se disuelvan las enormes desigualdades e injusticias que todavía nos aquejan, impulsó diversos programas especiales de atención educativa para las regiones menos desarrolladas y para los grupos sociales más pobres del país. Asimismo, alentó una importante reforma a la educación superior tecnológica, consolidó diversos programas de apoyo a universidades públicas y a la enseñanza superior en su conjunto. Expandió el Sistema Nacional de Investigadores y fundó el Sistema Nacional de Creadores. Su desempeño ilustra el dinamismo y el carácter del funcionario atento a los reclamos profundos de la sociedad, enfrentando los problemas que frenaban las posibilidades de elevar el nivel educativo nacional: centralización, burocratismo, ineficiencia en el uso de los recursos, bajos salarios, insuficiencia en la infraestructura, rezago en planes y programas educativos y deserción escolar.

Luis Donaldo Colosio Murrieta, candidato del PRI a la Presidencia de la República, en noviembre de 1993, nombró al doctor Zedillo, Coordinador General de la campaña electoral. El doctor Zedillo comparte con Colosio su visión republicana de la política, la confianza en la fortaleza del pueblo mexicano y la creencia en la necesidad de desarrollar una sociedad más justa y democrática. Como Coordinador de la campaña de Colosio Murrieta, aportó su experiencia, capacidad organizativa y firme vocación política.

El 29 de marzo de 1994, Ernesto Zedillo fue postulado como candidato a la Presidencia de la República por el PRI, instituto político al que pertenece hace más de veinte años. Durante su campaña política se le caracterizó como profesional de la acción, conciliador en el método, leal a sus ideas innovadoras y a sus convicciones.

En su ejercicio público, Ernesto Zedillo Ponce de León manifiesta su vocación política. Su vida pública, su ejercicio profesional, su personalidad misma son contrarios a la exclusión y afines al consenso. Austero en el carácter y firme en los principios, se ha distinguido por formular proyectos claros, trascendentes y de alta factibilidad, compartidos por diversos sectores sociales. La conciliación ha sido una constante en su estilo personal y un hilo conductor de su actividad pública. Receptivo y sensible al interés social, tal vez fortalecido por su origen familiar, ha podido armonizar esos principios a lo largo de su trayectoria pública.

Hoy, como Presidente de la República, Ernesto Zedillo propone al país acciones decididas en favor de la justicia, la democracia, el desarrollo social, la estabilidad y la competitividad. El gobierno que ahora encabeza Ernesto Zedillo propone invertir más en el ser humano; en educación, salud, vivienda y servicios básicos de infraestructura, pero también en la productividad de los individuos, de las empresas y de la industria, que es condición necesaria para que el país crezca y se distribuya mejor la riqueza producida.