Comunicado No. 2089
Lisboa, Portugal, marzo 23 del año 2000.

México firmó el Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea


El Acuerdo de Asociación Económica, Concertación Política y Cooperación es bueno para México y es bueno para Europa, ya que da proyección de largo plazo y certidumbre a nuestras relaciones, afirmó el presidente de México, Ernesto Zedillo, al señalar que estimulará fuertemente el comercio, las inversiones y alentará nuevas formas de cooperación.

En la ceremonia de la firma de la "Declaración de Lisboa" y del Acuerdo Comercial con la Unión Europea, realizada en el Auditorio Domingos Bontempo, de esta ciudad, destacó que este instrumento permitirá que el bloque europeo compita junto a los países con los que México ya tiene tratados de libre comercio. También contribuirá a que los países de Europa extiendan su presencia en el mercado mexicano.

Acompañado del primer Ministro de Portugal y presidente de la Unión Europea, Antonio Guterres, y del Presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi, el mandatario mexicano, Ernesto Zedillo, enfatizó que el Acuerdo con la Unión Europea fortalece la posición internacional de México e imprimirá un equilibrio a nuestros vínculos productivos, financieros y políticos con el mundo.

Manifestó la satisfacción del pueblo y Gobierno de México por el establecimiento de una zona de libre comercio con la Unión Europea y por la decisión de que entre en vigor a partir del próximo primero de Julio.

"Hoy nuestro país es el único en contar con acuerdos de libre comercio con los dos mercados más grandes del mundo, América del Norte y Europa, así como con seis naciones hermanas de América Latina e Israel", subrayó.

Asistieron a la ceremonia de la Firma, los mandatarios de la República de Francia, Jacques Chirac; de España, José María Aznar; Poul Nyrup Rasmussen, de Dinamarca; de Finlandia, Tarja Halonem; de Suecia, Goran Persson; de Grecia, Constantine Simitis; del Reino Unido, Tony Blair; de Alemania, Gerhard Schröder; de Austria, Wolfgang Schussel; de Luxemburgo, Jean-Claude Juncker; de los Países Bajos, Wim Kok; así como los ministros representantes de los países que integran la Unión Europea. Después se tomaron la Fotografía Oficial.

Por su parte, el primer Ministro de Portugal y presidente de la Unión Europea, Antonio Guterres, dijo que la suscripción del Acuerdo tiene un doble significado: el movimiento de relaciones económicas entre México y los países europeos al potenciar el nivel de crecimiento y esfuerzos mutuos con la sociedad civil, y que la Unión Europea quiere una Europa fortalecida, que esté abierta al mundo, que quiere establecer lazos y contribuir a una nueva arquitectura de relaciones internacionales.

Puntualizó que este Tratado es precursor de muchos otros acuerdos que se irán estableciendo en el futuro y que garantizarán que Europa apoyará la creación de una nueva arquitectura de relaciones internacionales más humanas, más abiertas, más justas y capaces de promover en todas las partes la paz, prosperidad y los derechos humanos.

Antonio Guterres indicó que ésta es la única forma de garantizar que un proceso de globalización, en las economías y en los mercados, genere riqueza en el comercio, desarrollo, y acabe con la pobreza y la injusticia, a fin de que los grandes bloques políticos y económicos del mundo se unan y aprovechen este Acuerdo tan importante para América Latina.

Habló de que el tratado comercial con México asegurará un puente entre ambos lados del Atlántico para formar una sola civilización y comprensión de los valores de la democracia, derechos humanos y libertad de funcionamiento de las economías.

Ante Jefes de Estado y de Gobierno y ministros de los 15 países que conforman este organismo comercial europeo, el Primer Mandatario de México, en su declaración, señaló que con la firma de esta integración comercial, los productos mexicanos tendrán acceso amplio y seguro a un mercado de 375 millones de consumidores, y su economía podrá beneficiarse de la capacidad de inversión europea, así como de tecnologías más modernas, limpias y eficaces.

Agradeció a los Mandatarios de las naciones europeas el decidido apoyo a las negociaciones, e hizo un especial reconocimiento al señor Romano Prodi, presidente de la Comisión Europea, por su contribución en el logro de este mecanismo de libre comercio.

Expresó que los mexicanos aprecian mucho que éste sea el Acuerdo más amplio que haya firmado la Unión Europea con una nación fuera de su región; es el primer Acuerdo de Libre Comercio entre Europa y un país de América Latina. El Tratado Comercial es un poderoso instrumento para el desarrollo de México, porque representa nuevas oportunidades, más empleos y mejores ingresos para nuestra población.

Por último resaltó los valores de la democracia, el respeto a los derechos humanos y el Estado de Derecho que compartimos con los europeos.

Antes, el Presidente de México participó en la Reunión de Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea que se realizó en la sala "Antonio Camoes" del Centro de Reuniones de la Presidencia de la Unión Europea, y asistió al almuerzo con los Mandatarios de la UE, que tuvo lugar en el salón "Almada Negreiros" de la Terminal Marítima de Alcántara del Puerto de Lisboa.

Posteriormente, el jefe de la Nación mexicana, Ernesto Zedillo, se reunió con el primer Ministro del Reino Unido, Tony Blair, con quien dialogó sobre temas de interés común. Después de esta conversación, con la cual concluyó su Visita Oficial de Trabajo, el Mandatario de México se trasladó al Aeropuerto Internacional de Lisboa, para retornar a la Ciudad de México.

 

-oooooo-