Primer Informe: Industria y Comercio


1. LINEAS GENERALES DE ESTRATEGIA

La experiencia, tanto nacional como internacional, muestra que no existen atajos hacia el desarrollo y el bienestar económicos. Estos objetivos sólo pueden lograrse a través de un esfuerzo sostenido de inversión en capital físico y humano y mediante un aumento de la productividad de los factores de la producción, elementos condicionantes para desarrollar una planta productiva competitiva y una fuerza de trabajo capacitada y eficiente y con acceso a mayores niveles de bienestar.

Durante la última década, con gran esfuerzo de la sociedad en su conjunto, se ha avanzado en la creación de una planta exportadora moderna y diversificada, y en la asimilación de tecnologías de punta en diversos sectores económicos. Como resultado del incremento en la productividad, los productos mexicanos han tenido acceso a los mercados mundiales. No obstante, es evidente que subsisten deficiencias en el aparato productivo: rezago de las empresas micro, pequeñas y medianas, atraso relativo en el desarrollo industrial de ciertas regiones, desarticulación de cadenas de producción y debilidad estructural de ciertos sectores económicos. En el transcurso de los próximos años, el país deberá superar estas deficiencias, transformar la estructura productiva y emprender un proceso de crecimiento sostenido.

En la presente Administración, la política industrial tiene como propósitos ampliar la plataforma productiva y promover su eficiencia y competitividad. Ello requiere el despliegue de todos los instrumentos de los que dispone el Estado para promover la competitividad de la industria y el comercio, a fin de estimular la creación de empleos productivos y el crecimiento sostenido de los salarios reales.

Para lograrlo, el Gobierno de la República ha puesto en marcha acciones con énfasis en el desarrollo de las micro, pequeñas y medianas empresas, en el diseño y la aplicación de programas sectoriales de promoción y en procurar un ambiente propicio para el desenvolvimiento de la actividad comercial y productiva, a través de la desregulación y la simplificación administrativa.

Un marco regulatorio apropiado aumenta las ventajas competitivas del país y la productividad de los factores de la producción. Por ello, atrae mayor inversión productiva y propicia la creación de más y mejores empleos.

La estrategia en materia de comercio exterior se ha orientado a diversificar y a promover el mayor aprovechamiento de la apertura de mercados externos, producto de las negociaciones comerciales, a fin de consolidar al sector exportador como uno de los motores fundamentales del crecimiento económico.

Asimismo, se alienta a los sectores con ventajas comparativas, facilitando y respaldando la concreción de proyectos de exportación y de inversión extranjera, se facilita el acceso de empresas nacionales en los mercados internacionales mediante una provisión eficiente de los servicios al comercio exterior y se combate la competencia desleal de productos provenientes del exterior.

En el periodo que cubre este Informe de Gobierno, la política de negociaciones comerciales internacionales se ha dirigido a promover el acceso de los productos mexicanos a otros mercados mediante la supervisión de la correcta aplicación de los tratados comerciales en vigor y a través de la negociación de nuevos acuerdos comerciales. Asimismo, se ha mantenido la participación activa de México en foros multilaterales a fin de influir en la conformación de la agenda internacional en materia de comercio e inversión.

El ahorro externo abre la posibilidad de promover una tasa de crecimiento de la economía más elevada, así como mayores niveles de empleo. No obstante, como lo señala el Plan Nacional de Desarrollo 1995-2000, el reto estriba en lograr que los flujos de capitales a México se conviertan en un instrumento de apoyo a nuestro desarrollo y se eviten los riesgos derivados de una dependencia excesiva del ahorro externo de corto plazo.

Para consolidar la posición internacional de México en la difícil competencia por la captación de capitales internacionales que permitan complementar el ahorro interno, las acciones del Gobierno Federal durante 1995 se han enfocado a promover mayores flujos de inversión extranjera directa hacia nuestro país.

La difícil situación del país generada por la devaluación de la moneda al inicio de la presente Administración, hizo necesario establecer un programa para superar la emergencia económica en el menor tiempo posible, hacer frente a los efectos nocivos de la crisis para recuperar rápidamente la ruta del crecimiento y generar empleos. Se llevó a cabo un amplio proceso de concertación con los sectores productivos para asegurar el abasto eficiente de productos básicos y proteger a la población consumidora e inducir una conducta ordenada de los precios.

El Gobierno de la República se ha comprometido a promover una Administración Pública Federal orientada al servicio y cercana a los intereses de la ciudadanía, que haga frente a los cambios estructurales que vive y demanda el país, con acciones flexibles y oportunas, aplicando en todo momento el uso eficiente de los recursos públicos. Para tal efecto, se llevaron a cabo acciones que inducen a los servidores públicos a mejorar la calidad de los servicios y la atención que se otorga al público y se reorganizó la estructura operativa y el programa de actividades para asegurar el cumplimiento de los compromisos establecidos.

2. DESREGULACION Y FOMENTO DE LA COMPETENCIA INTERNA

Un marco regulatorio equitativo, transparente y eficiente, no sólo aumenta nuestras ventajas comparativas ante la globalización económica, sino que genera una mayor capacidad de crecimiento, atrae mayor inversión productiva y, por lo tanto, propicia la creación de más y mejores empleos. Por ello, la actividad reguladora del Estado no debe obstruir o entorpecer la capacidad productiva de los particulares sino, por el contrario, promoverla.

2.1 Orientaciones de la Desregulación

Con la participación de los sectores productivos y como parte de la política de fomento al comercio y a la industria, el 9 de mayo de 1995 se presentó un programa de modificación radical del marco regulatorio. Este programa se basa en un enfoque normativo sustentado en tres principios fundamentales:

Apoyados en estos principios, se diseñó un programa de acciones de desregulación a nivel federal, en el que destacan la eliminación y simplificación de trámites y la creación de un catálogo único de trámites federales que brinde certeza a los empresarios e imponga estrictas disciplinas a las dependencias reguladoras en su demanda de información a las empresas. Asimismo, se inició la elaboración de una sola lista de actividades riesgosas -que serán las únicas en requerir un trámite previo para que las empresas que realicen dichas actividades inicien su operación- además de la creación de un grupo de peritos privados que sean responsables ante la autoridad de la verificación e inspección de empresas. De la misma forma, se inició el proceso para la adopción de una clave única de afiliación y homologación de bases de cotización por parte del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (INFONAVIT) y el Consejo Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (CONSAR).

En coordinación con el gobierno del Distrito Federal, se está trabajando en la implantación de ventanillas únicas en las sedes de organismos empresariales, con la incorporación de la figura de positiva ficta para todos los trámites, así como en una profunda reforma de la normatividad relacionada con el uso de suelo y la inspección de empresas.

Con la finalidad de promover la desregulación a nivel estatal y municipal, se han celebrado acuerdos de coordinación con gobiernos de diversas entidades federativas. Asimismo, con la participación de la iniciativa privada se establecieron grupos de trabajo de desregulación económica encargados de supervisar la aplicación de los programas estatales de desregulación y simplificación administrativa.

Algunas de estas acciones ya presentaron resultados en beneficio de las empresas, como es el caso de la sustitución de una serie de trámites para la apertura de empresas por un simple aviso para aquellas actividades consideradas sin riesgo por parte de las secretarías de Salud, de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca así como de la Comisión Nacional del Agua. Sin perjuicio de la soberanía de los estados y municipios, se fomentará la reducción de los costos y tiempos necesarios para la apertura de empresas en las distintas entidades federativas, de tal forma que sean comparables con los de nuestros socios comerciales.

2.2 Desregulación Sectorial

Se ha coordinado y respaldado los esfuerzos de desregulación emprendidos por diversas entidades del Sector Público. En relación con el proceso de desincorporación de activos, se trabaja en el establecimiento de un marco regulatorio adecuado que promueva la certidumbre y confianza de los inversionistas y, al mismo tiempo, proteja a los consumidores de prácticas monopólicas. De esta forma, se facilita el acceso de la industria nacional a los insumos básicos, a precios y calidad similares a los estándares internacionales de referencia y se fomenta la creación de una industria eficiente para enfrentar los retos de una economía internacional.

Por otra parte, durante los últimos meses se han promovido reformas constitucionales y legales en los sectores de energía y telecomunicaciones, donde destacan los siguientes aspectos:

Se elaboraron las disposiciones jurídicas que regularán la distribución de gas natural, lo que creará las condiciones regulatorias que propicien, en las zonas donde se justifique económicamente, el desarrollo de redes urbanas de distribución local para satisfacer las necesidades energéticas industriales y residenciales a precios competitivos. El desarrollo de esta infraestructura coadyuvará a la sustitución de combustibles que no son ecológicamente limpios, permitiendo cumplir con las normas ambientales que entrarán en vigor en los próximos años. El proyecto de Reglamento que contendrá dichas disposiciones se encuentra actualmente en proceso de consulta pública.

En los procesos de desincorporación y reestructuración de ferrocarriles y puertos, la prioridad ha sido que los servicios se presten eficientemente, más que buscar ingresos de corto plazo para el Estado. Para fortalecer la competitividad de la planta productiva, se pretende que los usuarios nacionales tengan acceso a esos servicios con niveles de precios, calidades y oportunidad similares a los de nuestros principales socios y competidores comerciales. Así, la reestructuración y diseño de rutas de los ferrocarriles permitirán que en los principales orígenes y destinos existan diversas alternativas competitivas para los usuarios. Asimismo, en la primera etapa de desincorporación de los puertos, se fomenta la competencia en la prestación de servicios al ofrecer alternativas de elección para los usuarios, tanto en la costa del Océano Pacífico como en la del Golfo de México.

Es importante mencionar que, tanto en la Ley Federal de Telecomunicaciones, como en el proyecto de Reglamento que contendrá las disposiciones sobre distribución de gas natural, se tiene contemplado solicitar la opinión de la Comisión Federal de Competencia antes de realizar los procesos de licitación correspondientes para otorgar concesiones o permisos, con objeto de evitar prácticas monopólicas que afecten a los sectores de infraestructura básica del país.

2.3 Comisión Federal de Competencia

Las tareas de la Comisión Federal de Competencia para promover la competencia y la libre concurrencia en los mercados nacionales se han expresado de diversas maneras: se analizaron 71 casos de formación de concentraciones, resolviéndose dentro de los plazos previstos por la Ley; se atendieron dos denuncias y se realizaron seis investigaciones de oficio sobre prácticas monopólicas, cuatro de las cuales se consideraron lesivas a la libre concurrencia concluyendo la necesidad de establecer las sanciones respectivas; y, finalmente, se resolvieron nueve recursos de reconsideración respecto a sanciones impuestas.

3. POLITICA INDUSTRIAL

La experiencia nacional e internacional muestra que el desarrollo y el bienestar económicos pueden lograrse sólo mediante un esfuerzo permanente de inversión en capital físico y humano, así como del aumento sostenido de la productividad de los factores de la producción, elementos que permiten crear una planta productiva competitiva y una fuerza de trabajo capacitada y eficiente. Como se establece en el Plan Nacional de Desarrollo, el crecimiento económico sostenido sólo es posible cuando se cuenta con finanzas públicas sanas, una política cambiaria que coadyuve a la competitividad de la planta productiva y una política monetaria conducente a la estabilidad de precios.

En meses recientes la tasa de inflación ha disminuido, se ha estabilizado el mercado cambiario y ha mejorado la balanza comercial. Esto no significa que la emergencia económica haya sido superada. Queda por hacer lo más importante: crear más empleos productivos y bien remunerados mediante la transformación estructural de la industria. El contexto internacional al que se enfrenta la economía nacional es de intensa competencia, pues la economía mundial pasa por una etapa de transformaciones profundas. México no puede aislarse en un mercado interno cerrado a la competencia exterior. Sólo la perspectiva de producir para los mercados internacionales puede inducir la inversión que el país requiere para mejorar el nivel de vida de su población.

Contar con una planta exportadora competitiva es vocación ineludible de la economía nacional. Desde hace varios años, México ha procurado incrementar su competitividad mediante la desregulación, la privatización de empresas en manos del Estado y una mayor vinculación de la economía nacional con los mercados internacionales. Uno de los principales logros de estas políticas fue el desarrollo de una importante planta exportadora no tradicional. En las condiciones actuales, la importancia de este factor se ve redoblada porque ha generado divisas que han paliado los efectos de la crisis. El crecimiento de las exportaciones de manufacturas no maquiladoras -que alcanzó 44.8 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior- ha permitido revertir el saldo negativo de la balanza comercial del país en los seis primeros meses de 1995, contribuyendo a la estabilización macroeconómica.

La creación de una planta exportadora moderna y diversificada, es el resultado del esfuerzo de la sociedad en su conjunto; sin embargo, subsisten deficiencias en nuestro aparato productivo. Las empresas micro, pequeñas y medianas adolecen de debilidades estructurales debidas a su obsolescencia tecnológica, su reducida capacidad administrativa y su escaso acceso tanto al financiamiento, como al comercio exterior. Algunas cadenas productivas están desarticuladas y ciertos sectores productivos -aquéllos menos capacitados para responder a la redoblada competencia externa o en los que dicha competencia fue particularmente intensa- exhiben debilidades estructurales. La estructura productiva debe transformarse para superar estas deficiencias y experimentar un proceso de crecimiento sostenido.

En el Plan Nacional de Desarrollo se plantea el despliegue de todos los instrumentos microeconómicos de que dispone el Estado para promover la competitividad de la industria y el comercio nacional e internacional. La política industrial de la presente Administración tiene como propósito promover el crecimiento de la plataforma productiva de la Nación, su eficiencia y su competitividad. Para lograrlo, se han puesto en marcha programas de desregulación y simplificación administrativa que ponen énfasis en el desarrollo de las micro, pequeñas y medianas empresas y programas sectoriales que responden a condiciones especiales de algunos sectores de la economía.

La prioridad de la política de promoción de la competitividad industrial debe ser corregir las deficiencias del funcionamiento de la industria nacional. Para ello, deben fortalecerse las cadenas productivas mediante programas de desarrollo de proveedores nacionales que sean capaces de abastecer oportunamente y con la calidad necesaria al resto de la planta productiva. Asimismo, debe promoverse el desarrollo de sectores intensivos en el empleo de mano de obra, que cuenten con potencial exportador sustancial y el desarrollo e integración eficiente de regiones mediante la identificación e impulso de sus ventajas competitivas. Además, las acciones del gobierno deben complementarse con el apoyo de la industria a través de diversas vías:

3.1 Evolución de la Industria

Hacia finales de 1994, el entorno económico derivado de la devaluación del peso frente al dólar ocasionó que durante el primer semestre de 1995 el producto interno bruto (PIB) registrara una caída de 5.8 por ciento en comparación al mismo semestre del año anterior. Durante ese periodo el PIB de la industria manufacturera disminuyó 5.5 por ciento, mientras que tres grandes divisiones de la industria manufacturera crecieron, seis disminuyeron su actividad. Las divisiones cuya producción aumentó fueron: 1) alimentos, bebidas y tabaco, con 0.5 por ciento, este resultado se debe a la mayor producción de carnes y lácteos, molienda de nixtamal, azúcar y tabaco; 2) imprenta y editoriales, que mejoró 5.1 por ciento; 3) la producción de las industrias metálicas básicas, que creció 10.6 por ciento gracias al dinamismo observado en la producción de hierro y acero.

En contraste, las divisiones que vieron disminuida su producción fueron: 1) las de textil, vestido y cuero con 18.7 por ciento; 2) madera y sus productos, 16.4; 3) químicos, derivados del petróleo, caucho y plástico, 0.6 por ciento; 4) la producción de minerales no metálicos, excepto derivados del petróleo, 6.3 por ciento; 5) la de productos metálicos, maquinaria y equipo con 11.8 por ciento; y 6) la de otras industrias manufactureras en 44.4 por ciento. Por su parte, la industria de la construcción presentó una caída de 15.9 por ciento, debido a la disminución en las obras de riego y saneamiento, electricidad y comunicaciones, petróleo y petroquímica. La generación de energía eléctrica se incrementó en 4.8 por ciento como resultado del aumento en las ventas de energía eléctrica a las grandes industrias, comercio y servicios.

El desempeño favorable de las exportaciones atenuó los efectos negativos en la producción, ocasionado por la disminución de la demanda interna. En efecto, durante el primer semestre del año el valor de las ventas al exterior de productos manufacturados se incrementó en 31.6 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior. A su vez, las importaciones de insumos asociadas a procesos de producción de bienes exportables aumentaron 30.6 por ciento en el primer semestre y representaron dos terceras partes del total de los bienes intermedios adquiridos en el exterior.

3.2 Promoción Industrial

Antes de que la economía mexicana se abriera a una mayor competencia de productos del exterior, la industria nacional se orientó básicamente a satisfacer la demanda del mercado nacional. El resultado de este proteccionismo fue la existencia de una estructura industrial de baja competitividad internacional y con escasa capacidad para adaptarse a los cambios propios de un entorno competitivo. Sólo los productos nacionales cuya competitividad se basaba en la explotación de ventajas comparativas derivadas de la existencia de recursos naturales lograron incursionar con éxito en los mercados internacionales.

La apertura comercial ocurrida a partir de mediados de los años ochenta generó la necesidad de modernizar la planta industrial para hacer frente a los retos de la globalización de los mercados y aprovechar las oportunidades derivadas de una mayor participación en el mercado internacional. Los resultados de este esfuerzo de modernización están a la vista en la diversificación de la planta exportadora no tradicional, en el incremento de la productividad y en la asimilación de tecnologías avanzadas en diversos sectores económicos.

Con el fin de reforzar esas tendencias y, sobre todo, ampliarlas a mayor número de sectores económicos, la presente Administración diseñó programas sectoriales de promoción para las ramas industriales en las que se presentan rezagos más palpables. En forma conjunta, el Gobierno y la industria nacional han instrumentado mecanismos para elevar el nivel de competitividad de las empresas y propiciar su integración a las cadenas productivas. Aumentar los niveles tecnológicos con los que opera la industria es condición sin la cual es insostenible la penetración y permanencia de los productos mexicanos en los cada vez más competidos mercados externos.

Programas de Promoción de las Cadenas Textil-Confección y Cuero Calzado

Considerando la problemática que han enfrentado en los últimos años las cadenas del cuero-calzado y textil-confección, así como su elevada utilización de mano de obra y las oportunidades de exportación con las que cuentan, se consideró necesario establecer medidas coordinadas de apoyo a estos sectores. Estas primeras acciones de promoción industrial de la actual Administración se ampliarán a otros sectores industriales con características similares. Los Programas de Promoción de las cadenas textil-confección y cuero-calzado integran apoyos institucionales en diversas áreas, tales como capacitación, financiamiento, comercio exterior, calidad y productividad, desregulación y tecnología. En el área de capacitación, y de acuerdo a las necesidades prioritarias de estas cadenas productivas, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) canaliza recursos financieros y técnicos para apoyar las inversiones que las empresas realizan, con objeto de mejorar el desempeño de la mano de obra.

En materia de capacitación gerencial, Nacional Financiera (NAFIN) y el Banco Nacional de Comercio Exterior (BANCOMEXT) otorgan capacitación y asesoría técnica en cada una de sus áreas de especialización, con la finalidad de fomentar el desarrollo empresarial. A su vez, la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (CONALEP) participan conjuntamente con las cámaras correspondientes en la revisión y actualización de planes de estudio de carreras técnicas, con objeto de garantizar que sus egresados tengan el perfil que la industria requiere.

En materia de financiamiento NAFIN diseñó un programa que apoya a las necesidades de las cadenas en capital de trabajo, inversiones fijas, modernización tecnológica, mejoramiento del medio ambiente y reestructuración de pasivos. A efecto de brindar mejores alternativas a proyectos viables, cada caso se revisa para determinar el mejor sistema de amortización: pagos tradicionales, a valor presente o unidades de inversión.

Para la promoción de exportaciones, el sector comercio y fomento industrial y el BANCOMEXT, en coordinación con las cámaras, diseñaron un programa específico para consolidar las exportaciones del sector, desarrollar oferta exportable y promover la integración de la cadena de producción y exportación. Para ello, el BANCOMEXT ha puesto a disposición de estas industrias recursos para la preexportación, ventas de exportación a plazos, financiamiento para proyectos generadores de divisas, garantías de crédito para la exportación, así como participación en ferias y misiones. Adicionalmente, se han establecido mecanismos de simplificación administrativa para gozar de los beneficios que se otorgan a las empresas exportadoras, a través de los esquemas de PITEX, ALTEX, ECEX y DRAW BACK.

Por otra parte, se llevaron a cabo reuniones con diversos sectores, a fin de establecer programas particulares de promoción industrial en las industrias de la construcción, muebles, juguetes, artículos deportivos y bicicletas. Asimismo, se actualizarán los programas para el mejoramiento de la competitividad de las industrias electrónica y de comunicaciones eléctricas, manufacturas eléctricas, bienes de capital y cadena de fabricación de medicamentos.

Programa COMPITE

En lo que se refiere al mejoramiento de la productividad, se creó el Programa COMPITE, cuyo objetivo es aumentar la competitividad de la planta productiva y apoyar a las empresas manufactureras, especialmente a las pequeñas y medianas. El incremento de la productividad se obtiene induciendo la eficiencia de los procesos productivos y las acciones que favorecen la total satisfacción de los clientes. Con la aplicación de este programa se alcanzaron beneficios sustanciales en el incremento en la productividad, así como en la mejora del tiempo de respuesta, reducción de inventarios y optimización del espacio a nivel de planta. El proyecto piloto se desarrolló en el estado de Nuevo León en empresas pequeñas y medianas de bienes de capital, fundición, productos de limpieza y vidrio. Además, se han celebrado convenios de colaboración para la difusión e instrumentación del programa con las cámaras industriales de Nuevo León, Guanajuato y Jalisco.

Compras del Sector Público y Desarrollo de Proveedores Nacionales

Las compras del Sector Público constituyen un importante instrumento de fomento y desarrollo de proveedores nacionales. A fin de propiciar su uso más intensivo, se realizaron reuniones con las principales entidades del Sector Público y representantes de la Confederación de Cámaras Industriales, tendientes a formular medidas para incrementar la participación de las micro, pequeñas y medianas industrias en las compras del Sector Público. Las principales acciones adoptadas en esta materia fueron:

Industria Automotriz

A fin de adecuar las normas que regulan la operación del sector automotriz, el 31 de mayo del presente año se publicó el Decreto que reforma y adiciona el Diverso para el Fomento y Modernización de la Industria Automotriz, incorporando a la legislación nacional las disposiciones en la materia contempladas en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Con este ordenamiento se pretende alcanzar los siguientes resultados:

Cabe señalar que de 1994 a 1995 se otorgó registro de proveedores de la industria automotriz a 222 empresas, de las cuales 103 corresponden a proveedores nacionales y el resto a la de fabricantes de la industria de autopartes. Del total de registros autorizados, 26 fueron de nuevas empresas y cuatro se otorgaron a maquiladoras que solicitaron registro de proveedor nacional. Paralelamente, se autorizó el registro como empresas de la industria terminal a siete fabricantes de automóviles y camiones ligeros, dos de los cuales son nuevos.

Durante el primer semestre de este año, la producción de vehículos fue de 454 671 unidades, de las cuales 97 006 se destinaron al mercado interno y 357 665 al externo, cantidad superior en 26.7 por ciento a la exportada en el mismo periodo del año anterior. En el primer semestre de este año, por cada vehículo importado, el país vendió 27 unidades en el exterior.

3.3 Micro, Pequeña y Mediana Empresa

En México, las micro, pequeñas y medianas empresas (MPME) representan el 99.0 por ciento del número de establecimientos y generan el 78.0 por ciento del empleo. Su capacidad de adaptación a los cambios económicos, financieros y tecnológicos, es un elemento fundamental para incrementar la competitividad del aparato productivo nacional. Además, al aprovechar los recursos regionales, tanto humanos como materiales, las MPME generan ahorros en los costos de transporte y, en muchos casos, representan la primera oportunidad de trabajo y capacitación laboral de un amplio sector de la sociedad. Sin embargo, el proceso de reestructuración productiva y la crisis financiera por la que atraviesa el país influyeron negativamente en su desempeño, lo que ocasionó que durante el primer trimestre de 1995 el empleo en este sector disminuyera en 2.3 por ciento.

Durante 1995, la política de fomento a las MPME se orientó a disminuir los problemas que se derivan de su tamaño. La desregulación y la simplificación administrativa impactarán positivamente a las MPME, ya que en general carecen de una estructura organizacional que les permita enfrentarse a los problemas derivados de la solución de trámites oficiales. Bajo este contexto, el 9 de mayo de este año, se instaló el Consejo Nacional de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa, con el propósito de promover la simplificación administrativa, el financiamiento en condiciones adecuadas y la incorporación de tecnologías modernas, lo que coadyuvará a fomentar la competitividad de estas empresas. En este foro, integrado por representantes del sector privado y público, las organizaciones empresariales formularán propuestas y diseñarán estrategias e instrumentos sobre los temas que afectan el desarrollo y la competitividad de las empresas.

El Gobierno Federal, a través de la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial (SECOFI) participa en el Consejo con una clara orientación promotora, ya que facilita los esquemas de asociación entre las micro, pequeñas y medianas empresas, desarrollando proveedores nacionales mediante la vinculación de estas empresas con las grandes, para elevar la integración y eficiencia en las cadenas productivas. Para ello, en primera instancia, y a fin de aportar elementos que sustenten las resoluciones del Consejo, se han constituido seis grupos técnicos de trabajo que analizan aspectos relativos al financiamiento, asuntos fiscales, desregulación y simplificación administrativa, comercio exterior y compras de gobierno. Asimismo, se han constituido siete Comités Estatales que promueven estas tareas a nivel regional.

De enero a junio de 1995, el Registro Nacional de Empresas Integradoras autorizó 18 empresas que agrupan a 2 689 socios, con una inversión de 6.6 millones de nuevos pesos. El Registro cuenta con 155 empresas inscritas que incorporan a 8 186 socios, con una inversión de 122.9 millones de nuevos pesos. Como parte de las reformas puestas en marcha, destaca la publicación del Decreto que Modifica al Diverso que Promueve la Organización de Empresas Integradoras que pretende fortalecer la generación de economías externas resultantes de las actividades en común. Entre las principales disposiciones de este ordenamiento debe subrayarse que se brindarán a estas empresas todas las facilidades administrativas para que suscriban programas institucionales para la exportación y que se amplió el Régimen Simplificado de Tributación por un periodo de diez años.

En el mes de julio, se organizó el Primer Encuentro Nacional para el Desarrollo de Proveedores y Apoyo a la Exportación. El objetivo de este evento fue promover el desarrollo e integración de las empresas medianas y pequeñas a las cadenas productivas de las grandes industrias, y a sus proveedores de insumos, partes y componentes. En este encuentro se firmó el Convenio de Colaboración para el Desarrollo de Proveedores de Grandes Empresas en el que intervienen la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial, la banca de desarrollo, la banca comercial y 43 empresas expositoras.

En coordinación con otras instituciones se está desarrollando el Sistema Mexicano de Promoción Interna (SIMPI), con el fin de promover a nivel nacional la integración y asociación de las empresas micro, pequeñas y medianas para fortalecer su posición en los mercados, así como vincular los proyectos de abastecimiento a las grandes empresas y al Sector Público con la oferta de empresas de menor escala. A través de los programas crediticios y de financiamiento de NAFIN, durante los primeros cuatro meses de 1995 se otorgaron 4 153 millones de nuevos pesos a 10 837 micro, pequeñas y medianas empresas.

En materia de desregulación, se coordinó con el Departamento del Distrito Federal las reformas a leyes, reglamentos y procedimientos a cargo de diversas dependencias, la reducción de requisitos y tiempos de resolución, así como la ampliación del esquema de Ventanilla Única de Gestión.

Adicionalmente, con el objeto de brindar apoyo a los pequeños empresarios en la constitución de sus empresas y en los trámites requeridos para su operación, se encuentran operando 157 Ventanillas Únicas de Gestión en todo el país. A la fecha se han expedido 457 cédulas de inscripción al Padrón Nacional de la Microindustria, lo cual ha generado 2 595 empleos con una inversión de 25.7 millones de nuevos pesos.

Con la finalidad de apoyar integralmente a los productores artesanales para que inicien o amplíen su participación en los mercados de exportación y se vinculen con diversas cadenas comerciales de Estados Unidos y Canadá, en coordinación con el BANCOMEXT y el World Trade Center se realizó una exposición de piezas artesanales con calidad y diseño de exportación. Otra de las formas que fomentan la asociación de empresarios de los estratos más pequeños y productores artesanos es la figura jurídica de Sociedad de Responsabilidad Limitada. Este esquema se brinda a través de las delegaciones y subdelegaciones federales de la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial y a la fecha se han constituido 41 sociedades que integran a 2 874 artesanos, los cuales realizaron una inversión de 1.6 millones de nuevos pesos.

3.4 Industria Maquiladora

La industria maquiladora constituye una importante fuente generadora de divisas y de empleo y es además un detonante del desarrollo regional cuando se localiza en zonas del interior del país. Puesto que su instalación mejora la infraestructura y fortifica las cadenas productivas al extender los vínculos potenciales con otros sectores industriales, el objetivo de la política industrial en esta materia se basa en su promoción y fortalecimiento.

Durante el periodo 1994-1995 se aprobaron 268 programas de maquila, ascendiendo el total de maquiladoras registradas ante la SECOFI a 2 747, de las cuales 70.0 por ciento se ubican en ciudades fronterizas y el 30.0 por ciento restante en ciudades del interior del país; que en su conjunto darán empleo a 633 mil 800 trabajadores. El incremento en el valor bruto de la producción, durante el primer semestre de 1995, fue de 13 mil 100 millones de nuevos pesos, respecto al mismo periodo de 1994.

Por otra parte, durante el periodo que cubre este informe y con base en el Decreto para el Fomento y Operación de la Industria Maquiladora de Exportación, se emitieron 147 dictámenes favorables para importar productos y bienes temporales, ampliar las ventas al mercado nacional, así como autorizaciones y ampliaciones de submaquila y transferencia, entre otros.

3.5 Desconcentración Regional de la Industria

Una de las mayores necesidades del país es que la economía se sustente en un desarrollo regional equilibrado. Para coadyuvar el proceso de descentralización industrial, se promovió la creación, operación y consolidación de parques y zonas industriales. Al mes de agosto del año en curso se habían inscrito en el Registro Nacional de Parques y Zonas Industriales 12 parques industriales, que acumulados a los anteriores suman un total de 75. Los estados que destacan por concentrar al mayor número de ellos son Baja California con el 20.8 por ciento, Chihuahua con el 13.9 por ciento, Sonora, Tamaulipas y Tlaxcala con el 5.5 por ciento, respectivamente. El total de parques existentes agrupa a 1 600 empresas, en las que se generan alrededor de 200 mil empleos directos.

3.6 Industria Minera

La Ley Minera y su Reglamento, han otorgado un marco normativo que ofrece mayor seguridad jurídica al productor; simplifica los procesos administrativos en la gestión; moderniza el fomento a la pequeña y mediana minería y establece un control adecuado a las obligaciones de los titulares de concesiones mineras. El establecimiento del marco jurídico ha contribuido a generar un ambiente favorable para la inversión.

Las empresas mineras nacionales y extranjeras han respondido favorablemente a las perspectivas que se presentan en la industria. Muestra de ello es el Plan Sexenal de Inversión de la Industria Minera Nacional 1995-2000, presentado el 19 de enero de 1995 por la Cámara Minera de México (CAMIMEX). De acuerdo al plan, las empresas afiliadas a CAMIMEX comprometen una inversión total en el periodo de 5 mil millones de dólares.

Durante el periodo de este informe se otorgaron 1 500 concesiones y/o asignaciones mineras que amparan una superficie de 762 460 ha. Asimismo, se emitieron 600 dictámenes; se despacharon 9 500 solicitudes, informes y promociones previstas en el cumplimiento de las obligaciones que establece la Ley Minera.

A la fecha se encuentran vigentes 30 zonas de reservas mineras por una superficie total de 146 345 ha., de las cuales el 66.0 por ciento corresponde a minerales radiactivos y el 34.0 por ciento restante son para toda sustancia. La desincorporación de zonas de reservas mineras durante el periodo fue de 21 330 ha., por lo que la superficie vigente es de 125 415 ha., 14.5 por ciento menor a la existente en 1994.

3.6.1 Exploración Minera

La exploración geológico-minera es la actividad principal para desarrollar la industria minera, ya que en ella se genera información que permite la detección de prospectos con posibilidades de explotación, motivo por el que se reforzará esta actividad.

El nuevo concepto de exploración involucra la aplicación sistemática de técnicas modernas relacionadas con la interpretación de imágenes de satélite, con los levantamientos de información geológica, geofísica y geoquímica, con el análisis computarizado de información obtenida en campo y en laboratorios, así como con la digitalización cartográfica de información especializada. Con este marco operativo se está creando la infraestructura de información geológico-minera básica que motivará al sector privado a continuar con la exploración y evaluación del potencial minero del país.

Derivado de las actividades de exploración regional sistemática en el territorio nacional, se han detectado zonas con alto interés prospectivo que requerirán de trabajos adicionales a mayor detalle. Cabe señalar que estas zonas se pondrán a consideración del sector privado.

Con base en esta política, la exploración detallada sólo la realizará el Consejo de Recursos Minerales (COREMI) en asignaciones sin llegar a barrenar, salvo en casos excepcionales, permitiendo de esta manera la participación del sector privado.

En diciembre de 1994 se concluyeron con las mejores perspectivas de explotación los proyectos La Bocana, en Baja California Sur, con fosfatos; Chiquihuitillo y Cerro Prieto en Durango, con valores atractivos de oro, plata y cobre; Presón y Leones en Chihuahua con polimetálicos.

En el programa de exploración 1995, se estableció el compromiso de elaborar 34 cartas geológico-mineras; 340 cartas geoquímicas y 30 cartas geofísicas. En las exploraciones a semidetalle y evaluativa se considera definir 10 prospectos por minerales metálicos y uno por no metálicos. Las metas globales a cubrir son del orden de 55 600 km2 de reconocimiento terrestre y aéreo, y 62 400 km2 de cubrimientos aeromagnéticos regionales. De igual forma, se intensificarán los vínculos entre el aparato productivo y los centros de enseñanza superior, a efecto de aprovechar la investigación tecnológica y de laboratorio.

3.6.2 Inversión en el Sector Minerometalúrgico

La desregulación de la minería, así como las disposiciones establecidas en la Ley de Inversiones Extranjeras, han estimulado la inversión en diferentes etapas de la minería. De acuerdo con los datos proporcionados por empresas mexicanas e instituciones públicas, y sin considerar las inversiones de empresas extranjeras de gran actividad en el sector por la exploración actualmente realizada, la cantidad a invertir esperada es de 4 664 millones de nuevos pesos.

Para el año de 1995, se programó el inicio de operaciones de los siguientes proyectos mineros: Promontorio, Metates, Mala Noche y Claudia, en el estado de Durango; El Oro en el estado de México; El Concheño y Moris en Chihuahua; Santa Teresa en Sinaloa; y Mariquita en Sonora. Cabe observar, que en seis de los anteriores proyectos los minerales objeto de la explotación son oro y plata; El Concheño corresponde a un yacimiento polimetálico.

Por otra parte, en el presente año se amplió la capacidad instalada de procesamiento metalúrgico de dos plantas productoras de cobre -La Caridad y Cananea- las cuales permitirán obtener cobre electrolítico.

3.6.3 Apoyo a la Pequeña y Mediana Minería de los Sectores Privado y Social

El objetivo del Fideicomiso de Fomento Minero (FIFOMI), es propiciar el desarrollo de la pequeña y mediana minería de los sectores privado y social, mediante el otorgamiento de crédito, la asistencia técnica especializada en todos los ámbitos que comprende la minería y la capacitación del elemento humano que participa en la industria.

Durante el periodo enero-agosto de 1995, se destinaron 151.6 millones de nuevos pesos, en 115 operaciones de crédito, estimando alcanzar un monto total de 260 millones de nuevos pesos para el cierre del año, lo que representará un incremento del 37.7 por ciento en relación con 1994.

Conjuntamente con la Secretaría de Desarrollo Social, se ha instrumentado un programa de fomento al sector social que realiza actividades mineras. Dicho programa está orientado a brindar asistencia técnica en exploración así como a mejorar sus operaciones productivas, administrativas y de comercialización, sin soslayar la necesidad de apoyar sus actividades con recursos crediticios.

En los primeros ocho meses de 1995 se aprobaron créditos al sector social por la cantidad de 7.2 millones de nuevos pesos, y a los gobiernos estatales por la cantidad de 14.8 millones de nuevos pesos, para que a su vez otorguen créditos a los pequeños mineros que recurran a financiarse ante esta instancia. Los restantes 129.6 millones de nuevos pesos, se otorgaron en operaciones de redescuento a través de instituciones bancarias y uniones de crédito, así como en operaciones de factoraje.

Se instrumentó un esquema que subsana las limitaciones de los pequeños mineros como sujetos de crédito, constituyendo un fondo de garantía, mismo que acepta como respaldo las reservas minerales sobre un porcentaje del crédito solicitado, siempre y cuando dichas reservas sean certificadas por el COREMI.

De igual forma, se otorgaron financiamientos a los gobiernos estatales, para apoyar distritos mineros específicos, constituyéndose en coordinación con NAFIN, el COREMI y los gobiernos estatales de cinco estados, fondos de capital de riesgo compartido para financiar la exploración de minas, lo que constituye un detonador de proyectos mineros, ya que en los casos de resultados favorables, se está en condiciones de promover sobre bases firmes, proyectos mineros viables ante potenciales inversionistas nacionales y extranjeros.

3.6.4 Producción Minerometalúrgica Nacional

Durante el periodo enero-agosto de 1995 destacó el aumento en el volumen de la producción obtenida en los principales minerales, como es el caso de la fluorita con 36.9 por ciento, la celestita con 32.6 por ciento, el oro con 30.2 por ciento, plomo con 18.3 por ciento, la plata con 6.7 por ciento, el coque con 4.3 por ciento y el cobre con 2.3 por ciento.

Los metales preciosos incrementaron su producción debido a que los proyectos iniciados en 1994 en Sonora, Baja California, Estado de México y Durango alcanzaron sus niveles normales de operación. En el mismo periodo, el valor de la producción minerometalúrgica, ascendió a 11 875.5 millones de nuevos pesos, monto que representa un aumento de 98.2 por ciento con respecto al periodo de 1994. La estructura de la producción no se ha modificado sustancialmente, pues en el mismo lapso el 88.7 por ciento del valor de la producción nacional fue aportado por el cobre, zinc, plata, coque, oro, plomo, molibdeno, carbón mineral y hierro, monto comparable con el del mismo lapso del año anterior.

En forma global, han continuado las tendencias favorables en las cotizaciones de los minerales no ferrosos, registrándose incrementos en la de cobre, plomo y en la de zinc.

La actividad minera es una importante fuente generadora de divisas. Quince de los minerales producidos en el país destacan dentro de los primeros 10 lugares a nivel mundial. A finales de 1994 se inició la recuperación de los precios, lo que aunado a los resultados de la política de desregulación que fomenta la inversión privada en la actividad, y la nueva paridad del peso frente a otras monedas, al mes de junio de 1995 el saldo de la balanza comercial minerometalúrgica fue superavitaria por 290.2 millones de dólares, cifra que contrasta con el déficit de 28.7 millones de dólares obtenido en igual periodo del año anterior. El monto de las exportaciones ascendió a 1 107.7 millones de dólares, destacando la participación de productos manufacturados (siderurgia y minerometalurgia) con el 75.3 por ciento; en tanto que las importaciones ascendieron a 817.5 millones de dólares.

3.7 Normalización y Calidad

Las actividades de normalización (metrología, normalización, certificación, acreditamiento e inspección) constituyen un instrumento fundamental de política industrial y comercial, para elevar los estándares de calidad de los productos y servicios, aumentando así su competitividad en los mercados nacionales e internacionales. La normalización permite no sólo ofrecer al consumidor productos que cumplan con requisitos mínimos de seguridad y calidad, sino que representa una fórmula efectiva para elevar la competitividad de los bienes y servicios ofrecidos en nuestro país.

Además, en la medida en que los sectores involucrados en la actividad económica (dependencias, industria, comercio y sector académico entre otros), participan en las actividades de normalización, ésta puede ser un efectivo instrumento de autorregulación. A través de las Normas Mexicanas (NMX), de cumplimiento voluntario, se fijan estándares claros de calidad de los productos y servicios. Los más relevantes para las empresas están plasmadas en la serie NMX-CC, equivalente a las ISO-9000, relativas a la gestión de la calidad de las empresas y se han vuelto ya una exigencia en muchos mercados.

Con la publicación del Programa Nacional de Normalización, el pasado 19 de abril, se establecieron las actividades que realizarán los 19 Comités Consultivos Nacionales de Normalización para el establecimiento de Normas Oficiales Mexicanas (NOM), los 16 Comités Técnicos Nacionales de Normalización para la elaboración de Normas Mexicanas (NMX), así como los 10 Grupos Mixtos de Trabajo y los cinco Organismos Nacionales de Normalización. El Programa incluye temas para la elaboración de 1 300 Normas, de las cuales 578 corresponden a NOM (obligatorias) y 722 a NMX (voluntarias). Su principal objetivo es establecer las especificaciones y características que deben reunir los productos, procesos y servicios, cuando puedan constituir algún riesgo para la salud humana, animal, vegetal y al medio ambiente, la preservación de los recursos naturales, así como elevar la calidad de los bienes y servicios mexicanos y ofrecer productos competitivos en los mercados nacional y extranjero.

Con el fin de promover la participación del sector privado en materia de normalización y certificación de productos, se han seguido otorgando acreditamientos a organismos privados como Organismos Nacionales de Normalización. Así, se extendió el acreditamiento al Instituto Mexicano de Normalización y Certificación (IMNC) para las áreas de turismo, metrología y sistemas de calidad y se tiene contemplado extender el acreditamiento de Sociedad Mexicana de Normalización y Certificación (NORMEX) y del Centro Nacional de Plásticos S.C., en los campos de bebidas alcohólicas, recipientes a presión, juguetes en general y en la industria del plástico, respectivamente.

En cumplimiento a la normatividad establecida en el Reglamento de Distribución de Gas Licuado de Petróleo (Gas L.P.), durante el periodo enero-agosto, se analizaron 166 solicitudes para autorizar almacenamiento, transporte y suministro de gas para carburación, gas L.P., gas natural y sistemas de distribución por redes. De ellas, 79 cumplieron con el soporte técnico legal solicitado, otorgándose el permiso correspondiente. Se evaluaron y otorgaron 108 solicitudes para llevar a cabo modificaciones, cambios e inicio de actividades, y se realizaron 36 visitas de asesoría técnico-legal a delegaciones y subdelegaciones sobre plantas distribuidoras de gas L.P., redes de gas natural y en materia de gas para carburación. De igual manera, se realizaron 209 visitas de inspección y vigilancia a instalaciones de uso y aprovechamiento de gas, 80 a plantas de almacenamiento, verificando y sancionando a las empresas que violan las disposiciones contenidas en el ordenamiento jurídico que rige esta actividad.

En apoyo a la industria, se elaboró la Guía para la instrumentación de un Sistema de Calidad en la Micro, Pequeña y Mediana Industria, con base en las Normas Mexicanas de la serie de aseguramiento de calidad que tienen como referencia a las Normas Internacionales ISO-9000. Dicha Guía promueve oportunidades para que el sector reduzca sus costos de operación.

Con objeto de promover la participación de nuestro país en organismos y foros internacionales de normalización, se asistió a reuniones del Comité de Medidas Relativas a la Normalización en el TLCAN, realizada en el mes de marzo en la ciudad de Washington y en el mes de julio en la ciudad de Ottawa, así como a las sesiones del Codex Alimentarius celebradas en las ciudades de Brasilia y Roma. En ésta última se logró la ampliación del mandato del Comité de Frutas y Hortalizas Tropicales Frescas, el cual está presidido por México.

Dentro del Sistema Nacional de Calibración, en el lapso comprendido de diciembre de 1994 a agosto de 1995, se han acreditado y renovado 65 laboratorios de metrología, principalmente en el área de materiales de referencia para atender la demanda de calibración de los analizadores de gases que se utilizan en la verificación de fuentes móviles contaminantes y para la prestación de servicios de calibración con reconocimiento oficial de instrumentos de medición para la industria.

En cumplimiento a las políticas de modernización industrial, competitividad, productividad y desarrollo de tecnologías, el Centro Nacional de Metrología (CENAM), en apego a la Ley Federal de Metrología y Normalización, otorgó durante el periodo de enero a agosto de 1995, 104 consultas técnicas sobre servicios de calibración y 10 asesorías técnicas especializadas, efectuó la calibración de 377 instrumentos, realizó 23 dictámenes de análisis de alta confiabilidad, certificó la capacidad técnica de calibración o medición de 36 laboratorios y publicó 23 documentos técnicos.

Paralelamente, en apoyo a la industria nacional y de conformidad a Normas Oficiales Mexicanas y Normas Mexicanas, el Sistema Nacional de Acreditamiento de Laboratorios de Pruebas Químicas y Físicas, otorgó en ese lapso 91 acreditamientos, entre los cuales se contemplan nuevos acreditamientos, renovaciones y ampliaciones. Conforme a las políticas de certificación, se emitieron en igual lapso 716 certificaciones a productos electrotécnicos y metalmecánicos para garantizar la seguridad del usuario, verificando que se cumplan los requisitos establecidos en las NOM.

Con el propósito de garantizar los derechos de la propiedad industrial y apoyar el desarrollo tecnológico del país mediante la promoción y prestación de servicios en la materia, el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, de enero a agosto de 1995, emitió 127.7 miles de títulos y dictámenes de marcas y patentes; 738 resoluciones contenciosas y dictámenes técnicos; expidió 982 constancias sobre registro de poderes; realizó 329 informes tecnológicos; 769 inspecciones y publicó 6.7 miles de ejemplares de la Gaceta de Invenciones y Marcas.

 

4. POLITICA DE COMERCIO EXTERIOR Y PROMOCION DE EXPORTACIONES

A fin de consolidar el papel de las exportaciones como uno de los motores fundamentales del crecimiento económico del país, la presente Administración ha impulsado los flujos de comercio y la diversificación de sus mercados, aprovechando las oportunidades derivadas de la apertura de mercados externos pactada en diversas negociaciones comerciales internacionales. Para ello se apoyó a los sectores con ventajas competitivas, mediante la ejecución de proyectos de exportación y de inversión extranjera, además de fortalecer los servicios al comercio exterior, para facilitar el acceso de las empresas nacionales a los mercados internacionales.

4.1 Política de Comercio Exterior

La política de comercio exterior se orientó hacia dos objetivos fundamentales: fortalecer la competitividad de la planta productiva nacional y combatir la competencia desleal de productos del exterior.

Respecto al segundo objetivo destaca el establecimiento de aranceles de 35.0 por ciento a las importaciones de calzado y vestido. Estos aumentos responden a la problemática particular que enfrentan esos sectores y son de carácter transitorio, pues forman parte de programas integrales de fomento a las cadenas productivas de cuero-calzado y textiles-confección.

La estructura arancelaria de importación vigente en 1995 se caracteriza por la existencia de 149 fracciones controladas y 10 916 fracciones liberadas, equivalentes a 9.7 y 90.3 por ciento de las importaciones, respectivamente. Durante el periodo cubierto en este informe, la tasa media arancelaria y la dispersión arancelaria fueron de 13.1 y 7.4 por ciento, respectivamente, mientras que el arancel promedio ponderado por el valor de las importaciones fue de 10.3 por ciento. Por otra parte, la tarifa de exportación presenta 47 fracciones controladas y 5 150 fracciones liberadas, equivalentes al 2.5 y 97.5 por ciento de las exportaciones, respectivamente.

A fin de garantizar a los productores nacionales condiciones equitativas de competencia para sus productos, se han tomado medidas en contra de las prácticas desleales de comercio internacional. De las 109 resoluciones administrativas dictadas en esta materia sobre diversos productos introducidos al país en condiciones de dumping y/o subvención, 57 fueron definitivas, 50 preliminares y dos de inicio. Entre los productos investigados destacan los siderúrgicos, agropecuarios y químicos, originarios de Estados Unidos, Canadá, Brasil, Japón, República Popular China, Corea, Venezuela, Australia, Taiwán, Sudáfrica, Indonesia y la Unión Europea, entre otros. Asimismo, se otorgó apoyo a más de 250 empresas exportadoras nacionales investigadas en el extranjero por prácticas desleales de comercio internacional.

4.2 Promoción de las Exportaciones

La promoción del comercio exterior es un mecanismo eficaz que propicia el crecimiento de la economía. La experiencia de nuestro país demuestra que las ventas al exterior, además de ser producto del esfuerzo de la empresa individual, son resultado de una política de promoción de exportaciones sustentada en la concertación y coordinación de acciones entre los representantes sociales, privados y públicos.

Durante el periodo de referencia, las líneas de acción desarrolladas por el Gobierno Federal apoyaron a los empresarios nacionales para su incorporación en las corrientes comerciales. De ahí la importancia estratégica de los acuerdos internacionales orientados a dirimir las controversias comerciales, generadas por prácticas comerciales desleales o por el incumplimiento de compromisos previamente establecidos.

Esta estrategia se fundó en la promoción efectiva de los productos y sectores con mayor potencial exportador y se orientó hacia la selección de los sectores y mercados de destino más atractivos, con objeto de consolidar los espacios de mercado en los cuales nuestros productos han obtenido avances importantes en la exportación, desarrollar la oferta exportable de sectores y productos con potencial exportador, promover la integración de la cadena de producción-exportación, aprovechar nichos de mercado, establecer alianzas estratégicas que permitan compartir experiencias, oportunidades y beneficios; y especializar a los agentes promotores, a fin de que conozcan con exactitud la dinámica y problemática de cada sector.

A principios de año, se concertó con el sector privado la reestructuración de los servicios al comercio exterior, con objeto de agilizar la operación de estos instrumentos conforme a las necesidades de la comunidad exportadora y simplificar tanto los procedimientos aduanales como la administración operativa del comercio exterior.

En este sentido, el 11 de mayo de 1995, se publicó en el Diario Oficial de la Federación el decreto del Programa de Devolución de Impuestos de Importación a Exportadores (Draw-back) y los que reforman y adicionan los programas de Importación Temporal para Producir Artículos de Exportación (PITEX), el de Empresas Altamente Exportadoras (ALTEX) y el de las Empresas de Comercio Exterior (ECEX). Dichas reformas permitieron establecer un nuevo mecanismo de acreditación de exportaciones indirectas y beneficios administrativos fiscales y aduanales adicionales para los titulares de los programas mencionados.

Por otra parte, para fortalecer la cadena producción-exportación y a fin de apoyar la incorporación de las micro, pequeñas y medianas empresas a esa actividad, se han reformado los ordenamientos legales de los programas de fomento a las exportaciones, incluyendo nuevas facilidades para que estas empresas realicen exportaciones indirectas a través de otras que cuenten con programas de maquila, de importación temporal para producir artículos de exportación o con registro de empresa de comercio exterior. Lo anterior abre un mercado potencial para las pequeñas y medianas empresas, que les permitirá sustituir las actuales importaciones realizadas por las empresas con programas de exportación.

Durante el periodo enero-agosto, se registraron 21 empresas ECEX, 81 empresas ALTEX y 317 en el programa PITEX, las cuales en conjunto se comprometieron a realizar exportaciones anuales del orden de 5 mil millones de dólares.

Asimismo, se aprobaron 2 395 solicitudes de devolución de impuestos de importación a exportadores que incorporaron insumos importados a productos de exportación. El monto devuelto ascendió a 7.6 millones de dólares, en tanto que el valor de las exportaciones involucradas ascendió a 256.1 millones de dólares. También se expidieron 16 716 certificados de origen con un valor de 2 117 millones de dólares que ampararon exportaciones de productos mexicanos que aprovecharon las preferencias arancelarias incluidas en el Sistema Generalizado de Preferencias y en la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI).

Con el fin de proporcionar la seguridad que ofrece al usuario la transparencia en el trámite de los permisos de importación y exportación, este instrumento se opera mediante un sistema de cómputo Pexim que evita la discrecionalidad y agiliza el trámite. Durante el periodo enero-agosto se expidieron 99 permisos de exportación y 1 163 permisos de importación, que ampararon exportaciones por 1 224 millones de dólares e importaciones por 10 238 millones de dólares.

En cuanto a los cupos de importación otorgados a los países integrantes de la ALADI y a los países con acuerdos de cooperación económica suscritos con nuestro país (Perú, Chile, Argentina y Uruguay), se emitieron 164 asignaciones de cupos de importación con un valor de 10 millones de dólares y 123 oficios de notificaciones de preferencias arancelarias, con lo que se atendieron solicitudes de diversas empresas para efectuar importaciones por 18.1 millones de dólares.

En materia de administración de cupos y aranceles-cupo negociados en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), se aplicaron esquemas de asignación que fomentan las exportaciones, promueven la competitividad en las cadenas productivas y al mismo tiempo estabilizan los precios domésticos en varias zonas del país, a través de la importación oportuna de insumos.

En diciembre de 1994, los cupos y aranceles-cupo de exportación de productos textiles y prendas de vestir negociados en el marco del TLCAN, se asignaban a través de licitaciones públicas y mostraban una subutilización del 70.0 por ciento de los montos totales negociados. Para 1995, nueve de los 14 cupos y la totalidad de los aranceles-cupo se asignan a todo el que lo solicita, ya sea de manera directa o bajo el mecanismo primero en tiempo, primero en derecho, lo que facilita la disposición de cuotas.

Derivado del TLCAN, se asignaron 1 036 certificados de cupos de importación con arancel cero. Asimismo, se expidieron 2 614 certificados de exportación de jugo de naranja por 189.4 millones de litros a 72 empresas, 11 certificados sobre azúcares y jarabes y 414 certificados para diversos productos textiles.

Por otra parte, durante el periodo de enero-mayo de 1995, las delegaciones y subdelegaciones del sector comercio participaron de manera importante en la administración de los instrumentos mencionados.

La Comisión Mixta para la Promoción de las Exportaciones (COMPEX) ha realizado un trabajo profundo en materia de gestión y desarrollo de políticas de promoción de las exportaciones, convirtiéndose en un importante instrumento de concertación entre el sector exportador y el sector público. Durante el periodo de enero a junio de 1995, se llevó a cabo un total de 41 reuniones, de las cuales 18 correspondieron al ámbito regional, 15 a la modalidad sectorial y ocho a nivel internacional. En dichas reuniones se atendieron 287 casos regionales, 252 sectoriales y 96 de carácter internacional.

En la actualidad, la cartera de exportación de la COMPEX contiene 230 iniciativas, de las cuales 110 se encuentran en operación y se espera que en 1995 exporten productos por 1 300 millones de dólares. Estos proyectos se distribuyen en diferentes entidades de la República, e inciden en diversos sectores de la actividad económica y agrupan principalmente a pequeñas empresas.

Paralelamente, derivado de planteamientos realizados en la COMPEX aduanero, se integró el Comité de Normatividad, a través del cual se homologan los criterios de operación aduanera, a fin de evitar la discrecionalidad en la aplicación de las disposiciones en esta materia. Asimismo, se estableció un sistema efectivo de comunicación y consulta de los casos de la COMPEX a través de la instalación de la base de datos en las delegaciones federales.

A principios de 1995 se fortalecieron las funciones tradicionales de la Comisión al asignarle nuevas atribuciones para fortalecer la atención a la micro, pequeña y mediana empresa y fomentar la cultura exportadora. En ese sentido, se organizan cursos y seminarios en estrecho contacto con los sectores privado y educativo. Asimismo, en coordinación con el sector exportador se llevan a cabo programas transmitidos vía Satelitel, donde se desarrollan temas relacionados con el comercio exterior.

El Sistema Mexicano de Promoción Externa (SIMPEX) capta, en forma oportuna, las demandas de bienes y servicios generadas en el exterior, así como los intereses de empresas extranjeras por establecer alianzas estratégicas con algunas empresas mexicanas. Ello permite brindar oportunamente la información y difundir los intereses comerciales y de inversión captados en todo el país, apoyando el crecimiento e integración de las empresas mexicanas a la oferta de productos y servicios en el mercado internacional. La comercialización del sistema a más de 230 suscriptores privados tales como empresas, cámaras o bancos, ha permitido crear una red de promoción de negocios sin precedentes en el país.

El SIMPEX cuenta actualmente con 6 161 iniciativas de negocios, las cuales corresponden a los siguientes renglones: 1 951 a oferta exportable, 2 010 a demanda extranjera por productos mexicanos, 1 011 a intereses extranjeros por invertir en el país y 1 189 a demanda mexicana para inversión extranjera.

Siguiendo la estrategia de diversificación de mercados, durante el periodo de referencia se apoyó la realización de misiones a México de inversionistas y hombres de negocios de países como Japón, Alemania, Singapur, Corea, Irán, Rumania, Canadá, Gran Bretaña, Federación Rusa, Polonia, Estados Unidos, Portugal, Francia, Italia y Costa Rica, entre otros, concertando entrevistas con las empresas mexicanas más representativas de diversos sectores productivos, así como con funcionarios de organismos públicos y privados.

Por otra parte, se promovieron misiones tanto de franquiciatarios mexicanos como de productores y comercializadores de alimentos interesados en exportar sus productos y servicios a Estados Unidos, Centro y Sudamérica.

En el sector agroindustrial el Gobierno Federal promovió encuentros de intercambio tecnológico y se ha trabajado en un programa de agroasociaciones, tanto con empresarios nacionales como extranjeros, con objeto de lograr la consolidación de la oferta y tener acceso a los canales de distribución en los mercados del exterior. Tal es el caso también del sector pesquero al que se le ha puesto en contacto con comercializadoras internacionales, las cuales han colocado el producto en mercados del sudeste asiático.

Con el propósito de favorecer la incorporación de la micro, pequeña y mediana empresa a la cadena productiva de exportación, se ha trabajado en tres sectores productivos:

Se reforzaron las actividades comerciales de los países signatarios del TLCAN, mediante la constitución de una comisión integrada por organismos públicos y privados que estudia la viabilidad de la creación de un sistema computarizado de información (Naftalink) dirigido a facilitar y agilizar el intercambio entre los tres países, fortaleciendo el desarrollo productivo y de exportación de la pequeña y mediana industria. También se participó activamente en el programa para las Comunidades Mexicanas en el Exterior y en la organización del IV Seminario de Cancún Oportunidades de Negocios en la Gran Cuenca del Caribe.

En el marco de las actividades de promoción del comercio exterior, durante el periodo enero-julio de 1995, el saldo de la balanza comercial registró un superávit de 3 690.3 millones de dólares. De acuerdo con cifras preliminares del Banco de México, la exportación total ascendió a 44 393.8 millones de dólares y las compras al exterior a 40 703.5 millones de dólares. De esta última cifra, 2 992.4 millones de dólares corresponden a bienes de consumo, 32 592.0 millones de dólares a bienes intermedios y 5 119.1 millones de dólares a bienes de capital.

Cabe señalar que el grueso de las importaciones son bienes productivos que se canalizan a la planta industrial para mejorar sus procesos de producción, lo que fortalece la competitividad de la industria nacional, permitiéndole exportar y competir con los productos de importación en mejores condiciones.

4.3 Inversión Extranjera

Como se señala en el Plan Nacional de Desarrollo 1995-2000, la estrategia de México para expandir la capacidad productiva y promover el crecimiento de la economía se fincará en un incremento de los factores de la producción y de su productividad. Para lograr este objetivo, es menester incrementar los niveles de inversión mediante políticas que promuevan fuentes suficientes y estables de ahorro, tanto interno como externo.

El ahorro externo permite a nuestra economía invertir a un ritmo superior al que se obtendría si la inversión fuese financiada únicamente con ahorro interno, de suerte que abre la posibilidad de alcanzar una tasa de crecimiento. No obstante, el reto estriba en lograr que los flujos de capitales extranjeros a México se constituyan en instrumento de apoyo a nuestro desarrollo y se eviten los riesgos derivados de una dependencia excesiva del ahorro externo de corto plazo. Para ello, es indispensable establecer un régimen que cree los incentivos para que el ahorro externo se destine a la ampliación de la planta productiva y a la oferta de productos comercializables, más que a la obtención de altos rendimientos de corto plazo. Por lo anterior, deben eliminarse los obstáculos regulatorios injustificados que entorpecen todavía la participación foránea en la actividad productiva y debe otorgarse seguridad jurídica y certidumbre a la inversión productiva directa, nacional y extranjera.

Desde 1980, la inversión extranjera directa en el mundo ha crecido anualmente a tasas promedio superiores a 12.0 por ciento. Por otra parte, la globalización de los mercados de bienes, servicios y capitales ha acentuado la competencia entre economías en desarrollo por atraer capitales externos. La transformación de los regímenes socialistas de Europa Oriental, la irrupción de la República Popular China en los mercados internacionales y el viraje en las políticas de los países latinoamericanos hacia los inversionistas extranjeros, han generado mayores presiones sobre los excedentes de ahorro de las economías desarrolladas.

La cerrada competencia por el ahorro externo ha llevado a los países en desarrollo a adoptar políticas que brinden mayor certidumbre y seguridad jurídica a los inversionistas extranjeros. Esto se hace evidente en los más de 420 acuerdos de promoción y protección recíproca de inversiones firmados bilateralmente entre países industrializados y países en desarrollo, donde es cada vez más frecuente la inclusión de disciplinas sobre inversión en acuerdos comerciales y en las negociaciones de un Acuerdo Multilateral de Inversiones (AMI) en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Ante este panorama, México debe profundizar sus esfuerzos por consolidar su posición internacional en la captación de los capitales internacionales que le permitan complementar el ahorro interno. En consecuencia, durante 1995 las acciones del Gobierno de México se han enfocado a sentar las bases para promover mayores flujos de inversión extranjera directa (IED) hacia nuestro país.

Reformas al Régimen de Inversión Extranjera en México

Durante el periodo que cubre este informe, se ha adecuado el marco jurídico que regula la operación de los capitales externos a fin de establecer condiciones de seguridad y certidumbre equiparables a las que ofrecen otras naciones.

Así, se ha buscado favorecer una mayor participación de los inversionistas extranjeros en las áreas de agrupaciones financieras, instituciones de crédito y del mercado de valores. Además, se aprobaron iniciativas de ley que posibilitan la inversión privada, nacional y extranjera, en los servicios ferroviario, de comunicaciones vía satélite y en los servicios aeroportuarios, áreas estratégicas que anteriormente estaban bajo el control exclusivo del Estado.

Estas modificaciones al marco legislativo responden a la necesidad de hacer frente a las serias deficiencias en materia de infraestructura, mediante un enorme esfuerzo de inversión pública y privada. Las reformas aprobadas permiten la participación extranjera en la prestación de servicios ferroviarios hasta en un 49.0 por ciento y en un 100.0 por ciento en la operación ferroviaria, previa resolución favorable de la Comisión Nacional de Inversiones Extranjeras (CNIE). Por su parte, en el sector de servicios de comunicación vía satélite, se permitirá participar al capital foráneo hasta en un 49.0 por ciento, excepto en la telefonía celular, en la que podrá invertir hasta en un 100.0 por ciento, previa autorización de la CNIE.

En el ramo de aviación civil, se amplió hasta en un 100.0 por ciento la participación en la prestación de servicios aéreos especializados, tales como los utilizados en la fumigación agrícola o en el turismo. Por otra parte, las iniciativas recientemente aprobadas en materia del régimen de inversión extranjera en actividades de transporte, almacenamiento y distribución de gas permiten la participación de inversionistas extranjeros.

Negociaciones Internacionales en Materia de Inversión

En el campo bilateral, en 1995 México firmó acuerdos para la Promoción y Protección Recíproca de las Inversiones (APPRI) con España y con Suiza, y actualmente se negocian acuerdos similares con otros países europeos altamente exportadores de capital. Los APPRI brindan confianza y seguridad al inversionista, al proteger la inversión ya realizada en el territorio de cualquiera de las partes. Dichos principios son los relativos al trato a la inversión, transferencias, expropiación e indemnización, así como a los mecanismos para la solución de controversias. Además, los APPRI extienden a otros países, en forma recíproca, el tratamiento a la inversión pactado en los tratados de libre comercio negociados por México.

El ingreso de México a la OCDE en 1994 ha permitido que nuestro país participe en la negociación del AMI, que constituye el marco ideal para la protección y seguridad de los capitales extranjeros en el ámbito mundial. El AMI incluirá tanto los compromisos ya adoptados por los estados miembros, como disposiciones relativas al trato y a la protección de inversión incluyendo un mecanismo de solución de controversias. El AMI y los APPRI favorecen la diversificación del origen y la promoción de los flujos de inversión extranjera directa, alientan el establecimiento de pequeñas y medianas empresas con inversión extranjera, complementan la política de apertura y la no discriminación y transmiten un mensaje positivo, competitivo y de seguridad jurídica tanto a nuestros socios comerciales, como a los exportadores de capital a México.

Flujos de Inversión durante 1995

La inestabilidad financiera prevaleciente en los primeros meses de 1995 y la incertidumbre resultante, provocaron una disminución en los flujos de inversión extranjera directa en el país. Sin embargo, durante el segundo trimestre del año se ha observado una recuperación paulatina de la confianza por parte de los inversionistas extranjeros. El renovado interés por invertir en México es consecuencia tanto de los resultados obtenidos por el programa económico establecido por el gobierno mexicano para mantener la disciplina financiera, monetaria, fiscal y cambiaria, como de las adecuaciones al marco jurídico encaminadas a facilitar la participación de los inversionistas extranjeros en sectores importantes de la economía (ferrocarriles, telecomunicaciones, servicios financieros, petroquímica secundaria y aviación civil) y del establecimiento de acuerdos bilaterales que confieren garantías recíprocas a las inversiones, como los mencionados APPRI.

Durante el primer semestre de 1995, se reportaron 5 191.7 millones de dólares al Registro Nacional de Inversiones Extranjeras (RNIE) y la CNIE autorizó proyectos por 471.7 millones de dólares en el periodo de referencia. Es importante aclarar que de los montos reportados al RNIE, el 53.1 por ciento ingresó al país antes de diciembre de 1994, aunque se reportó durante 1995, y el 46.9 por ciento restante se invirtió durante los primeros siete meses de la presente Administración.

Los principales países proveedores de IED durante el primer semestre de 1995 fueron Estados Unidos de América y Canadá, que aportaron 48.0 y 9.4 por ciento respectivamente del total, seguidos por Holanda con 7.0 por ciento y Alemania con 2.8 por ciento.

El capital reportado al RNIE fue resultado de 2 641 movimientos de inversión efectuados por empresas con IED, correspondiendo 1 152 de esos movimientos a la constitución de nuevas sociedades, 1 238 a aumentos de capital en empresas ya inscritas y 251 a la constitución de fideicomisos. Por su parte, según los datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, la IED en el Mercado de Valores ascendió a 233.6 millones de dólares.

4.4 Negociaciones Comerciales Internacionales

La política de negociaciones comerciales internacionales de México se inscribe en un contexto internacional caracterizado por:

Como resultado de la intensificación de los intercambios comerciales en el mundo, las iniciativas de liberalización comercial también se han multiplicado. Hoy en día existe una amplia gama de esfuerzos a nivel multilateral, regional y unilateral por facilitar los flujos de bienes y servicios entre los países. En el ámbito multilateral, la membresía al Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) ha pasado de tan sólo 23 países en 1947, a 105 en 1994. A su vez, las iniciativas regionales de liberalización han permitido conformar zonas de libre comercio e incluso uniones aduaneras entre grupos de países de todo el mundo, las cuales, antes que contraponerse a los esfuerzos multilaterales, los complementan y refuerzan.

Entre las iniciativas regionales se encuentran el TLCAN, el Mercado Común Centroamericano, el Grupo Andino, el Mercosur, la Comunidad del Caribe, así como numerosos acuerdos bilaterales de libre comercio y esfuerzos unilaterales de liberalización en prácticamente todo el continente. En Asia y Oceanía destacan el Acuerdo de Libre Comercio de las Naciones del Sudeste Asiático, el Closer Economic Relations entre Australia y Nueva Zelanda y el mecanismo de Cooperación Económica Asia Pacífico, en el cual participan, además, México, Canadá, Chile y Estados Unidos. En Europa, por su parte, se han establecido entre otros la Unión Europea y la Asociación Europea de Libre Comercio. La proliferación de acuerdos e iniciativas de liberalización comercial en el mundo, plantea la necesidad de mantener abierta la agenda de negociaciones de nuestro país.

Por otra parte, a medida que aumenta el intercambio de bienes, servicios y capitales, la discusión internacional sobre el comercio se amplía e incluye temas no contemplados anteriormente. Así, por ejemplo, en la Ronda Uruguay del GATT se acordaron por primera vez disciplinas multilaterales en relación al comercio de servicios, a la protección de la propiedad intelectual y disciplinas sobre subvenciones, en tanto que en la OCDE se han establecido acuerdos sobre inversión extranjera y se llevan a cabo discusiones sobre la relación entre comercio y medio ambiente, comercio y derechos laborales y políticas de competencia.

Por ello, ante el dinamismo del comercio mundial y las tendencias internacionales hacia la globalización e integración de los mercados de bienes, servicios y capitales, el Gobierno de México mantendrá una política de negociaciones comerciales activa.

En el periodo que comprende este informe, la política de negociaciones comerciales internacionales se ha dirigido a promover el acceso de los productos mexicanos a otros mercados, mediante la supervisión de la correcta aplicación de los tratados comerciales en vigor y a la negociación de nuevos acuerdos comerciales. Asimismo, se ha mantenido la participación activa de México en foros multilaterales a fin de influir en la conformación de la agenda internacional en materia de comercio e inversión.

Acuerdos Regionales o Bilaterales

Acuerdo de Complementación Económica México-Chile. El 1o. de enero del año en curso se llevó a cabo la cuarta etapa de reducciones arancelarias negociada en el Acuerdo de Complementación Económica entre México y Chile, de suerte que el arancel aplicable a la mayoría de los productos intercambiados entre los dos países será de 2.5 por ciento durante 1995. Como resultado de las preferencias arancelarias en favor de los productos mexicanos y de un tipo de cambio más competitivo, durante los primeros cinco meses del año las exportaciones mexicanas a Chile han aumentado 120.0 por ciento en relación al mismo periodo de 1994, lo cual se ha traducido en un superávit de 141 millones de dólares durante 1995, cifra cuatro veces superior a la observada durante todo 1994.

Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). En el marco del TLCAN, México, conjuntamente con los Estados Unidos y Canadá, llevó a cabo la segunda etapa de reducciones arancelarias. Esta nueva etapa de reducciones arancelarias permite a los productos negociados en periodos de desgravación intermedios o largos, un margen arancelario preferencial respecto a los productos del resto del mundo. Esta situación queda de manifiesto, por ejemplo, en la industria de la confección, en la cual el arancel aplicable en los Estados Unidos a los productos mexicanos durante 1995 es más de 11 puntos inferior al que se aplica a los procedentes del resto del mundo.

Las exportaciones de México a América del Norte de enero a mayo de 1995 crecieron más de 30.0 por ciento, lo que ha dado como resultado un superávit cercano a los 5 mil millones de dólares, comparado con un déficit de 1 500 millones durante el mismo periodo de 1994.

Además, durante este año el Banco de Desarrollo de América del Norte y la Comisión de Cooperación Ecológica Fronteriza, en comunicación directa con las autoridades locales, estatales y federales de México y los Estados Unidos, han venido trabajando en la identificación de proyectos de infraestructura para la solución de los rezagos ambientales en la zona fronteriza de los dos países. Entre los proyectos prioritarios destacan plantas tratadoras de aguas residuales, el abastecimiento de agua potable y el manejo de desechos sólidos.

Los Nuevos Tratados de Libre Comercio

En adición a los acuerdos comerciales vigentes con Chile, con los Estados Unidos y Canadá, el 1o. de enero de 1995 comenzaron a operar los tratados de libre comercio que México suscribió con Colombia y Venezuela, con Bolivia y con Costa Rica.

Tratado de Libre Comercio entre México y Costa Rica. Como resultado del Tratado de Libre Comercio con Costa Rica, el 70.0 por ciento de las exportaciones mexicanas de bienes no agropecuarios quedaron exentas de aranceles, 20.0 por ciento quedará liberado a partir del 1o. de enero de 1999 y el 10.0 por ciento restante a partir del 1o. de enero de 2004. En cuanto a las importaciones mexicanas de productos costarricenses, 75.0 por ciento quedaron exentas a partir del 1o. de enero de este año, 15.0 por ciento lo estará a partir del 1o. de enero de 1999, y el 10.0 por ciento restante dejará de pagar arancel a partir del primer día de 2004.

Tratado de Libre Comercio del Grupo de los Tres. Conforme al Tratado de Libre Comercio del Grupo de los Tres (México, Venezuela y Colombia) a partir del 1o. de enero de este año, el 40.0 por ciento de las exportaciones de México a Colombia quedaron libres de arancel, mientras que nuestro país liberó el 63.0 por ciento de las importaciones procedentes de Colombia. Con Venezuela se acordó una desgravación paulatina que finalizará el 1o. de julio de 2004.

Tratado de Libre Comercio entre México y Bolivia. El tratado de libre comercio con Bolivia prevé una liberalización arancelaria inmediata al 97.0 por ciento de las exportaciones mexicanas y al 99.0 por ciento en las exportaciones bolivianas.

Con el fin de aprovechar al máximo los beneficios derivados de los tratados comerciales suscritos por México, el Gobierno Federal ha mantenido un seguimiento permanente de los aspectos jurídicos y comerciales que se derivan de la instrumentación y aplicación de las disposiciones acordadas. Al respecto, durante el periodo de este Informe, las delegaciones mexicanas han participado en 34 reuniones en los 71 comités y grupos de trabajo creados al amparo de estos tratados así como en las tres reuniones ministeriales de la comisión del TLCAN.

Acuerdos Multilaterales

Organización Mundial de Comercio. En el orden multilateral sobresale la participación de México en las negociaciones de la Ronda Uruguay del GATT, cuyo resultado más notable fue la institución de la Organización Mundial de Comercio (OMC) a partir del 1o. de enero de 1995. La OMC incorpora los principios del GATT sobre comercio de mercancías y define los esquemas para la apertura de los sectores textil y agropecuario al intercambio comercial.

Asimismo, la OMC establece disciplinas para regular el comercio de servicios, proteger los derechos de propiedad intelectual, y para normar y sancionar la aplicación de medidas de subvención. En el Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios de la OMC, los países miembros establecieron los compromisos iniciales en sectores específicos, comprometiéndose a aumentar el número de sectores y eliminar gradualmente las barreras al comercio de servicios.

Como resultado de la Ronda Uruguay, desde principios de este año, México se beneficia de importantes reducciones arancelarias acordadas por los países miembros de la OMC (40.0 por ciento, en promedio). Algunos países acordaron, como parte de sus compromisos en la Ronda Uruguay, eliminar por completo los aranceles en varios sectores industriales de interés para nuestro país. No fue necesario llevar a cabo ninguna liberalización adicional en México por existir un reconocimiento al proceso de apertura que nuestro país ha llevado a cabo de manera unilateral en los años ochenta.

Negociaciones Comerciales con Países Latinoamericanos

Adhesión de Chile al TLCAN. Durante la Cumbre de las Américas, celebrada en diciembre de 1994, con la participación de los jefes de Estado del continente, los mandatarios de México, Estados Unidos, Canadá y Chile, anunciaron la decisión de iniciar el proceso de adhesión de ese país al TLCAN. Para tal fin, entre el 20 de diciembre de 1994 y el 18 de mayo de este año se llevaron a cabo varias reuniones preparatorias sobre los términos de la negociación de adhesión. Posteriormente, el 7 de junio, los secretarios de Estado de los cuatro países encargados de las negociaciones comerciales internacionales se reunieron para revisar los avances de dichos trabajos e instruir a los negociadores a iniciar las negociaciones en julio. En apego a este mandato, la primera ronda técnica de negociaciones se llevó a cabo del 25 de julio al 2 de agosto en la Ciudad de México.

Centroamérica. Durante el periodo que abarca el presente informe, se ha avanzado en los procesos de negociación para suscribir tratados de libre comercio con los países centroamericanos. Por un lado, México negocia de manera bilateral un tratado con Nicaragua, cuyas negociaciones finalizarán próximamente. Asimismo, también se llevan a cabo negociaciones con los países integrantes del llamado Triángulo Norte (El Salvador, Guatemala y Honduras).

Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay). En lo referente a las negociaciones bilaterales con los miembros del Mercosur, en el marco de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), se negoció la prórroga, hasta finales de 1995, de los acuerdos suscritos con Argentina, Brasil y Uruguay. Asimismo, el 31 de marzo pasado se iniciaron conversaciones con el Mercosur, para definir las bases de un acuerdo entre México y ese grupo de naciones que sustituiría a los acuerdos bilaterales.

Área de Libre Comercio de América

En diciembre de 1994, este Gobierno acordó con los jefes de Estado de los países de América promover la eliminación progresiva de las barreras al comercio y a la inversión en el continente americano, a fin de concluir las negociaciones para conformar un Área de Libre Comercio de América (ALCA) a más tardar en el año 2005. En apego al mandato de la Cumbre de las Américas, durante el mes de junio de 1995 se celebró la primera reunión ministerial de los jefes de las carteras de comercio de los países del continente en la que se acordó elaborar un plan de trabajo para preparar las negociaciones del ALCA. Para ello, se crearon siete grupos de trabajo:

  1. acceso a mercados;
  2. procedimientos aduaneros y reglas de origen;
  3. inversión;
  4. normas y barreras técnicas al comercio;
  5. medidas sanitarias y fitosanitarias;
  6. subsidios, antidumping y cuotas compensatorias; y
  7. un grupo de trabajo sobre economías pequeñas.

Asimismo, se acordó que la primera reunión de cada uno de los siete grupos estaría coordinada, respectivamente, por El Salvador, Bolivia, Costa Rica, Canadá, México, Argentina y Jamaica. Los programas de los grupos de trabajo deberán incluir la identificación y el examen de las medidas relacionadas con el comercio que existen en cada área, con el fin de identificar posibles enfoques de negociación. Posteriormente, en la próxima reunión ministerial que se celebrará en marzo de 1996 en Cartagena, Colombia, cada grupo de trabajo presentará a los ministros un reporte en el que se incluirán las recomendaciones de acción correspondientes. En esta misma reunión se establecerán cuatro grupos de trabajo adicionales:

Negociaciones con la Unión Europea

El Acuerdo Marco de Cooperación firmado con la Unión Europea (UE) en 1991, ha promovido los flujos comerciales, aunque se ha visto rebasado por los cambios en el entorno internacional y por los esfuerzos de integración llevados a cabo por México. Hoy es necesario buscar un nuevo marco jurídico que norme nuestra relación con nuestro segundo socio comercial y proveedor de inversión directa.

Con este fin, el pasado 2 de mayo, México y los países de la UE firmaron una declaración conjunta como un primer paso en el proceso de consultas internas, a partir del cual podrían iniciarse las negociaciones de un nuevo acuerdo. Con este instrumento se profundizaría el diálogo político, se definiría un marco favorable para el intercambio de mercancías, servicios e inversiones y se intensificaría la cooperación científico-técnica.  

Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)

El ingreso de México a la OCDE ha permitido a nuestro país participar en la definición de una nueva agenda de negociaciones en la que se incluyen temas que hasta hace poco permanecían al margen de las discusiones sobre comercio internacional. Entre estos temas podríamos mencionar, por ejemplo, las políticas de competencia, la relación entre comercio y medio ambiente y comercio y estándares laborales, los flujos de inversión -los cuales se están discutiendo en las negociaciones del AMI- entre otros.

Mecanismo de Cooperación Asia Pacífico (APEC).

En noviembre de 1994, los países miembros de APEC firmaron la Declaración de Bogor, en Indonesia, mediante la cual se pretende liberalizar el comercio y la inversión en la región. En esta declaración se toman en cuenta los diferentes niveles de desarrollo entre las economías de la región y se propone alcanzar un régimen de comercio e inversión libre y abierto en la zona de la APEC para el año 2010, en el caso de los países desarrollados, y para el año 2020, para las economías en desarrollo. Asimismo, la declaración propone una política de unilateralismo concertado que permita fijar prioridades nacionales y obtener reciprocidad en la apertura.

Durante el presente año, México participó en las reuniones de la APEC celebradas en la ciudad de Sapporo, Japón. En ellas, el Comité de Comercio e Inversión y el Comité de la Reunión Especial de Altos Funcionarios comenzaron a integrar el plan de acción conjunta que adoptarán los líderes de los países miembros en noviembre próximo, en Osaka, Japón, en relación a la Declaración de Bogor. Además, los países miembros recibieron una propuesta de plan de acción presentada por Japón, en la cual se discuten principios generales, acciones en áreas específicas, el marco para la liberalización y el cumplimiento y aceleración de los compromisos de la OMC.

Consejo Asesor para las Negociaciones Comerciales Internacionales

Del 1o. de diciembre de 1994 a la fecha, se efectuaron tres reuniones del Consejo Asesor para las Negociaciones Comerciales Internacionales. Los temas analizados en las reuniones del Consejo se agruparon principalmente en los siguientes rubros:

  1. informe sobre los acuerdos y tratados comerciales vigentes;
  2. informe sobre las negociaciones comerciales en curso;
  3. participación de México en foros multilaterales;
  4. informe sobre la balanza comercial;
  5. informe de la operación de los sistemas de consulta sobre los tratados de libre comercio; y
  6. informe de los sectores productivos. También se analizaron las negociaciones de los APPRI.

5. COMERCIO INTERIOR, ABASTO Y PROTECCION AL CONSUMIDOR

La difícil situación del país generada por la devaluación de la moneda hizo necesario suscribir un programa económico que ofreciera una estrategia para salir de la emergencia económica en el menor tiempo posible, recuperar la ruta del crecimiento y la generación de empleos.

Desde principios del año el Gobierno Federal organizó su estructura operativa y su programa de actividades para asignar la mayor prioridad al cumplimiento de los compromisos de ese acuerdo nacional, con objeto de promover la competitividad y desarrollo del sector comercial, asegurar el abasto eficiente de productos básicos y proteger y orientar a la población consumidora.

5.1 Cumplimiento de los Compromisos del Programa Económico

El programa económico señaló la necesidad de aplicar con severidad una política de austeridad para controlar rápidamente la crisis y evitar una espiral inflacionaria. Durante los últimos años, los sectores productivos de nuestro país han desarrollado una valiosa capacidad para concertar los movimientos de precios. Esta tradición de concertación fue particularmente útil para enfrentar con orden los efectos de la devaluación sobre los costos y precios de los procesos productivos.

Durante el primer cuatrimestre del año se suscribieron concertaciones con cerca de 1 400 representantes de los sectores productivos: 90 organizaciones nacionales y 1 300 organizaciones regionales de todo el país. Particular atención se le asignó a los acuerdos sobre los precios al público de los productos que integran la canasta básica.

La tarea de concertación de precios no solamente representó la adopción de compromisos por parte de los productores y de la industria, sino también del sector de distribución y del comercio al detalle. Así, los establecimientos afiliados a la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio (ANTAD), los comercios del Sistema de Distribuidoras Conasupo, los establecimientos comerciales de los sectores social y sindical, el sistema de los mercados sobre ruedas y, en general, el comercio organizado del país, a lo largo de 1995 han participado en múltiples campañas de ofertas y promociones en prácticamente toda la gama de productos que comercializan.

A través del Congreso del Trabajo, el sector obrero formuló a la Comisión Nacional de Seguimiento del Pacto una solicitud para estabilizar los precios y asegurar la disponibilidad de 25 productos de consumo básico. Para tal efecto y con la participación de los productores, distribuidores y comerciantes de todo el país, se puso en marcha un programa por medio del cual el sector industrial ofreció diversos esquemas de ofertas y promociones de tortilla, lácteos, granos, azúcar, aceite, panes, pastas y galletas, atún y sardina enlatados, artículos de limpieza e higiene, medicamentos, enlatados y café. Por su parte, las asociaciones comerciales del sector privado se comprometieron a transmitir íntegramente al consumidor las reducciones de precios otorgadas por la industria y a efectuar promociones en las ventas de productos básicos. Los autoservicios y supermercados afiliados a la ANTAD también emprendieron campañas de ofertas de los 25 productos de la canasta básica seleccionados por el Congreso del Trabajo.

Las concertaciones de precios han prestado particular atención a la población de menores ingresos. Algunas industrias han elaborado productos con precios menores a los del resto de su catálogo de ventas -sin demérito de sus estándares de calidad- gracias a que en su elaboración y mercadeo se suman ahorros de publicidad y costos menores de producción, empaques y envases. De esta manera, se han puesto a disposición de los consumidores presentaciones de bajo precio de lácteos, pastas y galletas, enlatados, jabones y detergentes. En el caso de los medicamentos se tiene en operación un programa para que los productos farmacéuticos que tradicionalmente estaban autorizados para su venta exclusiva a las dependencias y entidades del sector salud, también puedan venderse en farmacias privadas. La cobertura de productos del programa se ha extendido y ha permitido ahorros hasta del 60.0 por ciento en relación con medicamentos similares de marca.

La conservación del empleo y la planta productiva constituye un elemento fundamental para apoyar el logro de los objetivos del programa de ajuste. En las concertaciones de precios, empresas del sector de alimentos y productos para el hogar expresaron su compromiso de mantener su planta de trabajadores y continuar con sus programas de capacitación y productividad. El objetivo de estas empresas es doble: por un lado, colaborar a la más pronta solución de la crisis; por otro, prepararse técnica y operativamente para competir en sus mercados.

Para garantizar precios accesibles y la oferta suficiente de productos que registran una demanda mayor en ciertas épocas del año, se pusieron en marcha los siguientes programas:

Programa de Cuaresma. La distribución eficiente y la estabilidad de precios de los productos del mar fueron las metas de este programa estacional. Con el concurso de numerosas dependencias, gobiernos estatales y locales, del comercio y de la industria, se alcanzaron dos resultados importantes: los precios en términos reales de los productos pesqueros fueron inferiores en 3.0 por ciento a los de la cuaresma de 1994; la más amplia distribución y la instalación de más de 2 600 puntos de venta en los 905 municipios más poblados del país, en los que se comercializaron cerca de 110 mil toneladas de productos, 7.0 por ciento más que en la temporada anterior.

Programa escolar. La estabilidad de precios, el adecuado surtimiento de mercados y la orientación a los consumidores sobre estrategias de ahorro y las mejores opciones de compra son los tres objetivos de este programa. En términos reales, los costos de los paquetes escolares pudieron mantenerse constantes, a pesar de que los costos de importación de las materias primas de útiles, calzado y prendas escolares resintieron el doble efecto de la devaluación y de las alzas de precios internacionales de la celulosa y los petroquímicos.

En este año se promovió la venta masiva de uniformes escolares de materiales más resistentes, diseño y colores homogéneos. Su confección genera economías de escala y permite reducir sus precios de venta. El programa escolar también incluyó la organización de una feria, la primera en su género, cuyo objetivo fue ofrecer los materiales requeridos por los estudiantes especialmente de primaria y secundaria.

Precios

Aunque la absorción de la devaluación ha provocado una alza inevitable de precios, los niveles efectivamente registrados en los mercados han estado en consonancia con las proyecciones. Durante el transcurso de 1995, los niveles de inflación y la dispersión de precios han acusado una tendencia decreciente: después de que en abril el incremento del índice nacional de precios al consumidor fue de 8.0 por ciento, en julio su valor cayó a una cuarta parte del registrado tres meses atrás.

Varios factores se han combinado favorablemente para generar una caída de la inflación a lo largo de 1995: la estabilidad cada vez mayor de los mercados financieros, de divisas, de las finanzas públicas y de nuestra balanza comercial; la participación decidida y responsable del sector empresarial en el proceso de concertaciones de precios, no obstante que los controles oficiales prácticamente ya se habían eliminado en años anteriores; la contracción de los niveles de consumo; y la consecuente disminución de la actividad económica y de las ventas del sector comercial.

5.2 Política de Abasto

La provisión suficiente, oportuna y a precios accesibles de bienes básicos es materia de atención permanente del Gobierno de la República. El cuidado del abasto esencialmente supone tres actividades: primero, la coordinación de actividades con la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, con los productores primarios y con el sector industrial; segundo, el desarrollo de la infraestructura de distribución; y tercero, el desarrollo de la información de mercados.

Las medidas concertadas entre el Gobierno Federal y los representantes de la industria y el comercio han permitido garantizar el abasto de productos de consumo generalizado. Así, en los primeros siete meses de 1995, el índice de abasto de los productos que integran la canasta básica fue en promedio de 97.7 por ciento, nivel muy semejante al registrado en diciembre de 1994, lo que prueba que a pesar de la desaceleración de la actividad económica no ha existido desabasto.

Por su importancia en el consumo de alimentos de la población en general, los productos básicos más significativos son: maíz, frijol, leche, carne de ave y huevo, trigo, azúcar, arroz, granos forrajeros y cebada. Su conjunto explica cerca de la mitad de los movimientos de precios de la canasta básica. De ellos se lleva un monitoreo sistemático del mercado internacional y de sus balances internos de oferta y demanda. También se vigila que los aranceles cupo y los contingentes arancelarios de productos agropecuarios, acordados en el TLCAN y en la OMC, complementen adecuadamente el abasto de las cadenas productivas.

Se mantiene permanente coordinación con las dependencias encargadas de la administración y diseño de los subsidios al consumo. El principio básico en esta materia es el de orientar con transparencia a los grupos sociales y familias que realmente los necesitan.

El rezago de precios de la tortilla ha disminuido a lo largo de 1995. En este sector se han promovido tecnologías más eficientes y de menor impacto ecológico, el establecimiento de nuevos formatos de negocios, modernos y con presentación decorosa, en los que se vendan productos diferentes a la tortilla. También fue posible el inicio de operaciones en el Distrito Federal de la primera unión de crédito de los productores de masa y tortilla.

En el caso del trigo, la eliminación del subsidio generalizado a la harina y los arreglos para que la industria adquiriese la cosecha del grano con oportunidad y a un precio razonable, representaron las actividades más importantes requeridas por esta cadena agroindustrial.

Nuestro país es deficitario en cerca de una cuarta parte de sus necesidades totales de productos lácteos. La leche en polvo importada, que complementa a la oferta interna, es subastada por la Compañía Nacional de Subsistencias Populares bajo reglas definidas que no ponen en riesgo la adecuada comercialización de los productores nacionales.

En cuanto al azúcar, las correcciones de precios registradas durante 1995, así como los trabajos de la comisión encargada del sector, han permitido avanzar en el planteamiento de las soluciones estructurales de largo plazo de los problemas -tanto en campo como en ingenios-, en la operación y en la situación financiera de la industria.

Dentro del sector comercial coordinado por este Gobierno a través del Servicio Nacional de Información de Mercados (SNIM), se genera la información de los mercados mayoristas más importantes de productos básicos. La cobertura de operación del servicio se ha ampliado en cerca de 60.0 por ciento durante 1995 y cubre ya a 245 centros de comercialización; considerando centrales de abasto de frutas, hortalizas y flores; mercados de granos básicos y oleaginosas; y centros distribuidores de productos cárnicos y huevo.

Adicionalmente, el sistema proporciona información sobre 62 mercados y puntos de cotización de productos agropecuarios de los Estados Unidos de América, Canadá y la Unión Europea. El organismo monitorea las condiciones de los mercados de productos básicos y de insumos agrícolas.

La información generada puede consultarse directamente por medios electrónicos y se difunde a través de 57 periódicos, 22 revistas, 44 estaciones de radio y cuatro canales de televisión.

Infraestructura Comercial

Centrales de abasto y rastros. Se amplió la infraestructura comercial mayorista con la entrada en operación de las unidades de Córdoba, Veracruz, y Tijuana, Baja California, financiadas con recursos particulares. En el radio de influencia directa de las 57 unidades mayoristas que están en operación, se cubre a una población cercana a 47 millones de consumidores. El trabajo de la presente Administración para solucionar diversos problemas financieros y operativos que enfrentan 33 centrales y módulos de abasto ha sido coordinado con gobiernos estatales, municipales y con la banca de desarrollo, principalmente en los estados de México, Veracruz y Puebla. Se apoya, de manera especial, a 13 unidades que presentan adeudos con el Banco Nacional de Comercio Interior (BNCI).

Se promovió con el gobierno del Estado de México la constitución del Comité Estatal para la Regulación de Rastros en esa entidad, y la definición de un programa de modernización de rastros que precisa fechas para cancelar las actividades de matanza, reconvertir los rastros a centros de abasto mayoristas y modernizarlos bajo un sistema de operación Tipo Inspección Federal.

En 14 estados de la República se promueve la privatización o concesión del servicio público de sacrificio de los rastros municipales, con el propósito de inducir la inversión privada directa de los empresarios de la carne y fomentar la modernización de los rastros del interior del país.

Vinculación de productores agrícolas con mercados terminales. Con el propósito de hacer un uso más eficiente de la información con que cuentan tanto el sector comercio como los Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura, se suscribió un convenio de colaboración que fortalecerá los vínculos de los productores agrícolas con los mercados terminales, la comercialización rural, el desarrollo de mercados regionales y la creación de empresas comercializadoras.

Financiamiento. En el proceso de ampliación y fortalecimiento de la infraestructura comercial y de los servicios de apoyo y del comercio en general, el BNCI otorgó créditos por 8 mil millones de nuevos pesos durante el periodo de diciembre de 1994 a agosto de 1995 y el Fondo para el Desarrollo Comercial (FIDEC) hizo lo propio por un monto de 4 700 millones de nuevos pesos. Se prevé que el presupuesto de crédito de ambas instituciones supere los 21 mil millones de nuevos pesos durante 1995.

5.3 Modernización Comercial

Los procesos de apertura de nuestra economía, la necesidad del sector comercial de elevar su competitividad, los incesantes movimientos demográficos hacia los centros urbanos, el creciente desarrollo de centros comerciales y formatos diversos de supermercados, así como los retos que éstos significan para los pequeños establecimientos, hacen necesaria una estrategia orientada al desarrollo y modernización del sector comercial. Con objeto de mejorar la eficiencia operativa de la actividad comercial, se tomaron acciones en las áreas de regulación y legislación; en lo referente a las instituciones; en lo que toca a la capacidad de organización; y en recursos humanos y tecnológicos para una gestión eficiente.

Desregulación y simplificación administrativa. Durante 1995, el Gobierno Federal, en coordinación con los gobiernos estatales y municipales, ha llevado a cabo un inventario de los trámites necesarios para instalar y operar un establecimiento comercial. En 10 entidades federativas (Puebla, Veracruz, Sonora, Tamaulipas, Querétaro, Michoacán, Sinaloa, Coahuila, Chihuahua, Durango y Distrito Federal) estos diagnósticos ya han dado lugar a modificaciones en las regulaciones y en la atención administrativa de trámites locales que servirán de base a los trabajos de los consejos estatales de la micro, mediana y pequeña empresa.

Normalización. En el seno del Subcomité de Sistemas y Prácticas de Comercialización, se coordinó la revisión de cinco proyectos de normas oficiales mexicanas que tienen por objeto establecer los requisitos mínimos de información para la contratación de servicios de reparación de aparatos electrodomésticos, atención médica privada, embellecimiento físico, servicios para eventos sociales, así como compra venta de inmuebles y prestación de servicios inmobiliarios.

Legislación comercial. Se elaboraron proyectos de reformas para precisar la intervención de los corredores públicos en los actos que regulan la Ley General de Sociedades Mercantiles; Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito; Ley de Instituciones de Crédito; Ley General de Organizaciones y Actividades Auxiliares del Crédito; y Ley Federal de Correduría Pública.

Se promovió el desarrollo de esquemas de asociación entre empresarios, apoyados por las cámaras de comercio, y se difundió información sobre alternativas para renovar los formatos de negocio de papelerías, farmacias, tablajerías, abarrotes, panaderías y ferreterías. Adicionalmente, a través del sector comercio, se asesoró a empresarios sobre formas de asociación tales como uniones de compra, de crédito y en especial para el desarrollo de franquicias, integrándose una guía con la información necesaria para su establecimiento y operación.

Capacitación. Para apoyar la modernización del micro, pequeño y mediano comercio, se impartieron 600 cursos de capacitación que abordaron temas para elevar la potencialidad empresarial. Las sesiones de capacitación se imparten conjuntamente con las cámaras de comercio en todo el país y con las delegaciones políticas en el Distrito Federal. Para ampliar la cobertura de capacitación al sector comercio se formaron instructores entre el personal de cámaras de comercio de las delegaciones federales del sector y de los gobiernos estatales.

Tecnología. A fin de impulsar la modernización tecnológica del pequeño comercio, se suscribió un convenio con la Asociación Mexicana de Código de Productos y con la Confederación Nacional de Cámaras de Comercio. El acuerdo contempló la realización de 21 seminarios en 19 ciudades, así como apoyos y asesorías para la instalación y desarrollo de sistemas.

5.4 Orientación y Protección al Consumidor

A lo largo del año, la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) ha fortalecido sus acciones de verificación, vigilando que los incrementos de precios reflejen únicamente los aumentos de costos en moneda nacional de los insumos importados; proporcionando orientación e información al público sobre calidades y precios de mercancías, especialmente de productos básicos; y promoviendo entre empresas y consumidores la calidad y ventajas de los productos mexicanos.

En el periodo enero-agosto de 1995 se realizaron más de 165 mil inspecciones de precios y tarifas, se impusieron casi 20 mil sanciones económicas por un monto total superior a los 25 millones de nuevos pesos y se realizaron casi 5 mil clausuras de establecimientos.

En materia de verificación de normas, se realizaron cerca de 2 mil visitas en las que se inmovilizaron casi 300 mil productos que no cumplieron con los requisitos de etiquetado o información comercial. Asimismo, se efectuaron más de 70 mil verificaciones de pesas y medidas.

Respecto a investigación y divulgación, en los primeros ocho meses del año se han producido 106 programas televisivos y radiofónicos, 139 cápsulas informativas para radio y televisión, así como 39 programas especiales para radio con transmisión nacional. Asimismo, se editaron 265 mil ejemplares de la Revista del Consumidor, cerca de 1.8 millones de ejemplares del Periódico del Consumidor y alrededor de 115 mil carteles, 600 mil folletos y 3.6 millones de volantes.

Se han llevado a cabo campañas especiales de orientación e información para las épocas de Reyes, Cuaresma, vacaciones de verano y regreso a clases, así como para apoyar las compras de productos e insumos nacionales.

En el presente año se mejoraron y ampliaron los servicios telefónicos e informáticos y se establecieron módulos de asesoría y orientación al consumidor, lo que ha permitido establecer vínculos más estrechos con la población y reducir los tiempos de atención y resolución de las quejas y denuncias.

En el periodo enero-agosto, se atendieron más de 1.4 millones de asesorías, quejas y denuncias, y se celebraron cerca de 200 mil audiencias de conciliación, que permitieron recuperar más de 550 millones de nuevos pesos a favor de los consumidores. En el mismo plazo, se emitieron casi 50 mil resoluciones administrativas y laudos arbitrales.

También se llevaron a cabo más de 10 mil reuniones, en forma de cursos, talleres, conferencias, pláticas, seminarios y foros de orientación para promover la constitución y operación de comités de consumidores.


barra de control
Sistema Internet de la Presidencia